Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

domingo, 20 de julio de 2008

made in a holywood basement


1
Pasé una buena parte de la noche del sábado mirando en DVD la serie Californication, con David Duchovny, y me dieron ganas de escribir algunas líneas al respecto.
Primero y antes que nada: me pareció excelente. No soy muy devoto de las series, asi que conozco relativamente pocas. Mi favorita de todos los tiempos es X-files, y en estos tres últimos años me he vuelto un fanático obsesivo de Lost (que en realidad ya destronó a Mulder y Scully en mis preferencias), además, por supuesto, de The Simpsons y Futurama, pero en estos últimos días (terminó la 4ª temporada de Lost, y de Futurama solo podemos esperar las películas anunciadas –ya van 2, buenísimas) me decidí a ampliar mis gustos televisivos, y así es como regresamos a Californication. ¿Por qué me pareció tan buena? Van algunas razones:
a. Generalmente, cuando un personaje de película o serie estadounidense es un escritor, su escritura se presenta como los aburridos best sellers al estilo Wilbur Smith, Danielle Steel, etc. En Californication está bastante claro que Hank, el protagonista de la serie, es un escritor de literatura más interesante y “seria”, que incluso es definida como “under” en algún episodio.
b. La serie está llena de referencias que plantean un espectador implícito diferente al típico de las series standard de Fox o Warner, por ejemplo. Estas referencias no son gratuitas sino que están bien articuladas en la trama. El espectador común y corriente puede disfrutarla, pero un entendimiento más profundo queda reservado a quien pueda decodificar esas referencias (para empezar la más obvia, “Hank”, que apunta a las ficciones de Bukowski), incluyendo música pop, literatura, cine…
c. La música es excelente. Dylan, Stones, Lou Reed…
d. No existe ningún tipo de mojigatería, pero tampoco se vuelve una serie centrada en su presentación de la vida sexual del protagonista.
Se me ocurren más razones pero por ahora está bien con estas. Además, aun me quedan unos cuantos episodios por mirar y los títulos prometen.

2
Hank, el protagonista de Californication, es un escritor que pasa por un largo período de bloqueo. En uno de los primeros episodios consigue un trabajo nada agradable. Esto me hizo pensar. ¿Qué pasa con la “literatura blog”? En gran medida me parece que corre un peligro permanente de caer en cierta insustancialidad. ¿A qué me refiero? Para empezar: los bloggers saben que si quieren ser leídos deben atenerse a una extensión limitada: Cualquier cuento más o menos largo difícilmente sea considerado por el apurado lector de blogs. Esto, por supuesto, no está intrínsecamente “mal”, pero cuando es lo único disponible se vuelve una limitación importante. Uno termina escribiendo por receta, produciendo salchichas de forma y tamaño idénticos, como un trabajo en serie. El tipo de autor que sólo produce para su blog (el blogger arquetípico) acaba por convertirse en el repetidor de una fórmula. ¿Qué más? La mayor parte de los blogs vuelcan opiniones, links a otras páginas y blogs, obsesiones, fascinaciones de sus autores, etc. Blog tras blog eso es lo que encontramos. El culto a la propia personalidad, las preferencias estéticas, el pequeño universo del blogger. Tampoco está “mal” per se, por supuesto, y admito estar en potencia muy interesado en el mundo personal de J.G.Ballard, por ejemplo; ahora bien… ¿cuál es el interés de tantos y tantos blogs que sólo hacen eso? La literatura se convierte en un ejercicio narcisista poco interesante, y sumada a su limitación formal “de origen”, ¿qué nos queda?… El narcisismo en sí no está nada mal: está claro que ejercicios narcisistas sumamente interesantes existen (La novela luminosa, de Levrero, por ejemplo). Además, obviamente uno puede elegir cuál blog leer y cual no. Otra cosa rescatable: al menos no se cortan árboles para las tonterías de tanta gente.
¿En balance? Me saqué las ganas de despotricar un poco. La ficción contemporánea, la literatura contemporánea (y estoy tentado de añadir “especialmente la ficción uruguaya), está enferma de mediocridad y pocas pretensiones. Muy poca gente se anima a no incurrir en recetas, a buscar el asombro, a desprogramar a los lectores. Y tener un blog es tan fácil… no hace falta ningún esfuerzo.
Y sí, yo también llevo un blog y esto es una entrada en un blog y yo soy de alguna manera un blogger, con todo el narcisismo que eso implica, etc etc. Pero me gusta pensar que tengo otros proyectos. Al menos eso. Y cada tanto cuelgo un cuento largo. ¿Me siento salvado? Apenas…

3
¿Todo tiempo pasado fue mejor? ¿Me estoy volviendo viejo?
¿Preferiría escribir con pluma de ganso o con una vieja IBM portátil? ¿O, si vamos al caso, en una 386DX, la primera PC que tuve y con la que escribí mis primeros cuentos allá por 1993?
La respuesta, por supuesto, es no (al menos a las dos últimas preguntas); y no es cierto que todo tiempo pasado haya sido mejor: todos los tiempos son igualmente malos o buenos, bla bla bla. Y viejo… sí, me estoy volviendo viejo. No pienso en canciones separadas, pienso en albums. Recuerdo los nombres de las canciones y no digo la pista cuatro o la pista cinco. Trato los CDs y los DVDs con mucho cuidado, con el lado grabado hacia arriba y nunca tocándolos sino por los bordes. Y prefiero la calidad de un CD en un buen equipo de audio a miles de MP3 de 128kbps en un Ipod. Pero me gusta bajar discografías enteras por Bittorent. Eso sí, de 320kbps.

4
and Cobain,
can you hear the spheres in songs
from station to station?

RHChP, Californication

1 comentario:

Clementina dijo...

Me encanta cuando despotricás. Entrás en una faceta de dejo colgado al novelsita en el perchero con la misma delicadeza que a un sombrero recién comparado.
Me encanta que haya gente que escribe post largos. Las pastillitas las dejamos para otra clase de gente, como yo, que no tengo sombrero.
Me diste ganas de ver esa serie.
Saludos Ram. Clementina sabe extrañar.