Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

jueves, 9 de octubre de 2008

té con magdalenas y gommibayas

1.Bobeando por internet encontré ayer la letra de la canción de los Osos Gummie. Algunos versos recuerdo haberlos repetido de cualquier otra manera, asi que en cierto modo es la primera vez, en veinte años, que leo "bien" de que va la canción.

Amor, entereza, valor y nobleza / leales y amables con gran decisión. / Viajan marchando, el bosque cruzando / siempre cantando su alegre canción. / Osos son, que afrontan sin vacilación / aventuras sin comparación. / Los Osos Gommi son. / Magia y misterio hay en todos ellos / y el gran secreto de un jugo especial. / Su meta han fijado, un plan han trazado, / luchar por el bien de su comunidad. / Osos son, que afrontan sin vacilación / aventuras sin comparación. / Los Osos Gommi son.

Esa es la versión latinoamericana. Algunos días, quién sabe por qué, el canal 12 pasaba episodios con el mismo doblaje pero con la canción española, que tiene una letra diferente:

Nobles, leales, valientes, cordiales / viven momentos de gran emoción. / En la espesura hay mil aventuras, / siempre al compás de su alegre canción. / Gummis son, dando saltos entran en acción, / aparecen en cualquier rincón, / los Osos Gummi son. / Magia y gloria envuelven su historia, / y el sumo secreto de un zumo especial. / Peligros constantes superan triunfantes / durante su lucha en contra del mal. / Gummis son, dando saltos entran en accion, / aparecen en cualquier rincon, / los Osos Gummi son, / los Osos Gummi son.

Esta versión se permite algun juego de palabras más divertido (sumo/zumo), y cambia el poco elegante "ososón" por un aun más dudoso "gumisón". Sigue la letra en inglés:

Dashing and daring, courageous and caring, / Faithful and friendly with stories to share. / All through the forest they sing out in chorus, / Marching along as their song fills the air. / Gummi Bears!! Bouncing here and there and everywhere. / High adventure that's beyond compare. / They are the Gummi Bears. / Magic and mystery are part of their history, / Along with the secret of gummiberry juice. / Their legend is growing, they take pride in knowing, / They'll fight for what's right in whatever they do. / Gummi Bears!! Bouncing here and there and everywhere. / High adventure that's beyond compare. / They are the Gummi Bears. / They are the Gummi Bears!!

Se nota que el traductor latinoamericano o bien se esforzó menos o bien asumió que la fonética de su idioma lo compelía a ciertos cambios. El "with stories to share" se convierte mágicamente en "con gran decisión", mientras que en la versión española encontramos "viven momentos de gran emoción", que quizá (sólo quizá) se parece un poco más. Obviamente "Gummi bears!" como estribillo suena mejor que "Osos son!", más allá de la cacofonía, por el sentido en sí. En el original se nos dice el nombre de los personajes, invocándolos, y en la traducción latinoamericana se nos aclara tontamente que son osos. Entiendo que había pocas opciones, pero... En fin. También es mejor la versión española al traducir "magic and mystery are part of their history" como "magia y gloria envuelven su historia" y no "magia y misterio hay en todos ellos", ya que, pese a que "gloria" es un poco ajeno al contexto, permite conservar "historia"; me gusta la idea de conservar "misterio", pero si el precio es eludir el concepto de que todo eso es parte de la historia de los gummis, no me parece adecuado, y "hay en todos ellos" es bastante tonto. No se trata de que la versión española sea una maravilla, claro; pensemos en opciones horribles como "en la espesura" o "momentos de gran emoción".

Ninguno de los traductores intentó algo parecido a "their legend is growing", que es muy interesante porque puede referirse o bien a su leyenda "en aquellos tiempos" (Dunwyn, etc) o bien a los nuestros, implicándonos de algún modo en cuanto espectadores del programa. En España ese verso quedó como "Peligros constantes superan triunfantes", borrando también el "they take pride in knowing", que me gusta porque yuxtapuesto a la idea de "leyenda" nos introduce aun más en un mundo de libros y sabiduria (el célebre "Gran libro", claro): lo de peligros constantes me suena mucho más tonto. En Latinoamérica, en cambio, es "su meta han fijado, un plan han trazado", que, si bien no tiene mucho que ver con el sentido original, al menos suena mejor y tiene un alcance mucho más épico que esa gansada de "peligros constantes".
Ambas traducciones resuelven bastante bien el "as their song fills the air" ("siempre cantando su alegre canción", "siempre al compás de su alegre canción"), aunque lo de "alegre" es un invento de los traductores.
Las particularidades rítmicas y fonéticas del castellano han hecho que el jugo de gomibaya deba ser nombrado "un jugo especial" o "un zumo especial", pero peores cosas han quedado lost in translation.

2.Mis mayores frustraciones viendo Los Osos Gummies (o Gummis, como quiso el traductor español -el latinoamericano apelo a castellanizar como "Gommis") fueron siempre dos, y contradictorias: que nunca llegaran los Grandes Gummies (¿Donde estaban? ¿En América? -yo asumía, claro, que Dunwyn estaba en Europa. No se me ocurrió pensar que Las aventuras de los Osos Gummies pudiesen tomar lugar en una realidad alternativa al estilo de La tierra media de Tolkien, pese a que este, en cierta medida, se esforzó por integrar sus leyendas a la historia que conocemos- ¿en África? ¿En otra dimensión?) y que nunca le saliera bien un plan al Duque. Obviamente esto último es de rigor, pero por alguna razón Ightorn era uno de mis personajes favoritos y podía volverse bastante molesto verlo perder una y otra vez. La culpa la tenía Sapito, del mismo modo que Cerebro no lograba sus cometidos por las estupideces de Pinky.

3.En mi recuerdo son más o menos las diez de la mañana y es invierno; estoy bien arropado en mi cama, mirando (en una tele B&N) los Osos Gummies. Algún capítulo clásico, quizá el del gommiscopio o el primero de la primera temporada, con ese final mágico en que Summi pasa las páginas del recién abierto Gran Libro. En gran medida esa noción -un libro gigantesco donde está todo- me ha perseguido desde entonces. No es improbable que haya buscado el sabor del gran libro de los Gummies en las páginas de En busca del tiempo perdido, Lanark, Ulises, Los detectives salvajes, Rayuela...

4.A veces me asalta esta nostalgia, esta llamémosla conciencia de generación. Los ochentas para mí fueron Los Gummies, los Gobots, los Transformers, los Thundercats, Batman en la versión de Tim Burton... luego vinieron los noventas: Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden, Smashing Pumpkins, Oasis, Blur, Marilyn Manson... ¿De qué se trata, entonces, el presente?

1 comentario:

Ignacio dijo...

leer tu perfil y luego esta entrada me permite saber que compartimos algunos hitos que marcan la cosecha 78