Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

lunes, 17 de noviembre de 2008

ucrónicas murcianas

Hace unos días me invitaron a colaborar con el blog Literatura en Murcia. Contento de mandar mis palabras del otro lado del Atlántico y el Ecuador les escribí un artículo sobre un tema que me apasiona: las novelas de historia alternativa o ucronías, aprovechando para comentar algo sobre algunas lecturas que vengo trabajando en estos días (El sindicato de policía Yiddish, La conjura contra América, El hombre en la oscuridad, entre otras). Lo titulé "El saludable presente de la ucronía", y creo que voy a ponerlo en el freezer para expandir más adelante. De hecho esta tarde, charlando con mi amigo el escritor Rodolfo Santullo, tuve la oportunidad (tantas veces se piensa mejor cuando se intenta explicar lo que se piensa como si ya estuviera pensado) de sistematizar un poco algunas reflexiones que vienen rondándome desde hace tiempo, y que incluyen la lectura de un ensayo de Pablo Capanna publicado en un número de la gran revista El péndulo, que ahora no recuerdo, además de algun plan escritural. Todo lo que se piensa surge del asombro: el mío, en gran medida, nace del misterio que evoca la novela El hombre en el castillo, de Philip K.Dick, particularmente por su extraño final donde se pone en duda la "realidad" (o ficción) del mundo presentado, triangulado con el nuestro y con el de la ucronía-dentro-de-la-ucronía, la novela La langosta se ha posado (conclusión provisoria: las ucronías son ficciones a la segunda potencia; Dick tuvo esa intuición e intentó escenificarla en su libro). ¿Los estoy mareando? Dos opciones: esperar a que logre escribir más sobre este tema, o (y) leer la gran novela de Dick, entrando a su jardín de los senderos que se bifurcan... Y a propósito: ese cuento de Borges, ¿por qué no leerlo como una estética de la ucronía?

5 comentarios:

Damián González Bertolino dijo...

Y es Borges, justamente, quien tiene un poema titulado "Things that might have been".
Aparte, sin salir de la familia, me hiciste acordar a un relato ucrónico de Bioy Casares: "La trama celeste". Creo que trabajaba la suposición de qué habría sido de este mundo si Roma hubiera sido derrotada por Cartago.
Un abrazo.

Ignacio dijo...

Lost. Y su antecedente, "La invención de Morel" de Bioy.
Hay un cuento, creo que del gran Isaac, que relata todo lo que cambiaría si un personaje que viajaba al pasado se afanaba una mariposa. Todo cambiaba. Justo hoy pensaba en la posibilidad de que un personaje observara dos posibilidades: la primera en un mundo con fútbol y la segunda en un mundo sin fútbol. En este segundo mundo... Bueno, lo escribo y después hablamos.
Acotaría que me llama más la atención la sincronía, esa coincidencia de que justo hoy yo pensara eso y viniera a caer en un lugar... (etc)
Saludos nuevos

Damián González Bertolino dijo...

Nacho:
Para mí "La invención de Morel" no se ajusta a lo que requiere una ucronía. Ahora, el relato que yo recuerdo no es de Asimov (capaz que Asimov tiene uno parecido), sino de Bradbury. Está en "Las doradas manzanas del sol" y se llama "El trueno" o "El relámpago".
Abrazo.

Ramiro Sanchiz dijo...

La ucronía de Bioy es "La trama celeste", como dijo Damián; "La invención de Morel" funciona como antecedente (uno de tantos) de Lost y de hecho se lo ve a Sawyer leyéndolo en algun episodio; el cuento mencionado es de Bradbury y se titula "El sonido de un trueno", pero me parece que no califica de ucronía, no por alguna falla del autor (que no es de mis favoritos) sino porque la intención, si es que se puede hablar de intenciones, es, me parece, muy distinta.
Ignacio: la verdad es que tengo una gran debilidad por las sincronías, asi que tu vuelta con pensar una ucronía y caer acá me gustó...

Ignacio dijo...

Gracias por las aclaraciones. Lo mío, como queda claro, es la confusión. Me asesoré con la RAE y vi que mi comprensión se había basado en un tanteo rápido.
No había visto a Sawyer leyendo a Bioy... Eso es de lo más interesante que he escuchado últimamente.
Abrazo sin confusión.