Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

martes, 10 de febrero de 2009

desayuno en Axxón

Quería contarles que mi cuento "Sobre desayunos y entropía" fue publicado en el número 194 de la revista Axxón. Es, de alguna manera, el cuento "fundacional" (o lo más parecido a algo así hasta ahora) de mi serie sobre Ventomedio, a la que también pertenece "Paisaje con grupo y mujer", que apareció hace poco (ver el post anterior) en Artifex, y también, hace casi un año, en uno de los entrañables (es un decir) e invisibles (es cierto) libros de "A palabra limpia". Es el primer relato realmente clasificable como de ciencia ficción escrito por mí en casi... a ver... 6 o 7 años. Si le dan una leída y se les ocurre algun comentario... ya saben qué hacer.

8 comentarios:

güorina dijo...

Hola, acabo de descubrir tu blog después de despertarme a las cuatro de la mañana, no poder volver a dormir y terminar vagando por inercia en la web. Tu forma de escribir me gustó mucho, y vos me caíste muy bien. Así que tenés una nueva fan, seguiré leyendo, besos!

guorina dijo...

Lo estoy leyendo, es como una mezcla de dick con levrero bien escrita. Me gustó la referencia a Levrero (Scarone). Rescátate y contéstame algo, aunque sea "reventá". Saludos.

Ramiro Sanchiz dijo...

Bueno, la comparación es más que halagadora. La conexión Levrero-Scarone en este cuento está clara porque, en gran medida, lo que le cuenta Clara al protagonista es una variación de "La ciudad". Pero hay otros componentes en Scarone... de alguna manera podría ser un Levrero que terminó obsesionado con las experiencias que narró en "La novela luminosa". El tema está más tratado en mi novela (que sigo corrigiendo) Regreso, que transcurre la mitad en Montevideo y la mitad en Ventomedio.

guorina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
guorina dijo...

Ramiro: gracias por contestar. ¿Específicamente, a qué experiencias te referís? Se me ocurre o una, muy general, o muchas. Saludos.

Vengador: sos libre de tener la opinión que quieras, así como yo soy libre de hacer lo que quiera con mi vida.

Igualmente me parece más adulto que discutas esos temas conmigo personalmente, y no por este medio.

guorina dijo...

Parece ser que mis comentarios generan otros que no tienen ninguna relación con la temática de tu blog. Creo que, por esta razón, lo mejor es no seguir comentando. Aunque por supuesto que sí voy a seguir leyendo.

Saludos.

Ramiro Sanchiz dijo...

Es una pena que decidas no hacer más comentarios. Me encantaría que cambiaras de idea, ya que los comentarios siempre son bienvenidos , estimulantes y enriquecedores, y más cuando vienen de alguien con quien se comparten tantas lecturas. En cuanto a las experiencias: tenía en mente los episodios "paranormales" que narra Levrero en el "Diario de la beca" y también en los episodios de la "Novela luminosa" propiamente dichos, especialmente aquel de "comunicación" con las rocas, que siempre me resultó fascinante. Scarone, en mi novela "regreso" es un escritor que de un día para el otro -segun su propio relato- accede a esa dimensión especial de las cosas y recibe, o cree recibir, cierta información. Algo similar a lo que le pasó a Philip Dick con el "rayo rosado" del que habla en "Sivainvi" .

Vengador Morado dijo...

Ramiro: no quería correr gente de tu blog así que te pido disculpas.
Respecto a Lost, la esperanza es lo último que se pierde. Hay que ver cómo justifican el monstruo, o el traslado de la isla. Son demasiados cabos suletos cuando quedan solo 30 capítulos máximo.

Guorina: No me interesa tu vida personal, .por lo tanto no tengo nada que hablar contigo. No es un tema de adultez. No justifiques tu partida con ésto: hay gente que se echa sola por patética.