Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

jueves, 12 de marzo de 2009

El encantador Salman Rushdie

He estado leyendo estos días la última novela de Salman Rushdie, La encantadora de Florencia, y ya terminé una reseña que aparecerá pronto en La Diaria, pero me quedaron algunas cosas en el tintero y pensé en traerlas al blog. Ante todo, La encantadora de Florencia es una novela compleja, densa, fruto de una investigación que le tomó a su autor varios años y que ha sido la más ardua que debió encarar en su carrera, según declaró en una entrevista. El libro plantea una riquísima experiencia de lectura, haciendo uso del virtuosismo estilístico al que nos tiene acostumbrados el autor de Los versos satánicos y El suelo bajo sus pies, novelas con las que La encantadora tiene en común esa variedad particular del realismo mágico practicada por algunos autores británicos, entre ellos el J.G.Ballard de los años ochenta.
Es especialmente interesante la mezcla entre realismo mágico y ficción histórica que plantea Rushdie en esta novela. Uno de los temas que sobresalen en este libro es la relación entre ficción y realidad o, en todo caso, entre lo "histórico" y lo "verdadero", ya que el eje de la trama es la historia -la larga y compleja historia- que el protagonista cuenta en la corte del emperador Mogol Akbar, detallando gran parte de la historia de Florencia y el imperio Mogol en los primeros años del renacimiento.
La encantadora de Florencia abunda en elementos fantásticos, engarzados en el corazón profundo de la historia y envueltos en aura mítica que señala a uno de los más importantes antecedentes de este texto: el libro Las ciudades invisibles de Italo Calvino, también una narración plena de elementos fantásticos sobre el encuentro de oriente y occidente, en este caso reconstruyendo la relación entre Marco Polo y Kublai Khan (tan consagrada como "literaria").
Es realmente fascinante la construcción de época que trama Rushdie, prescindiendo de lo que Borges llamara en su momento "color local" y apelando a mostrar el modo de conocimiento, el saber o episteme (según el término de Michel Foucault) del renacimiento, con su apertura a la razón y la experimentación por un lado y la fuerte presencia de lo mágico por otro, hecho que señaló también Umberto Eco en su novela El péndulo de Foucault.
La encantadora de Florencia es una hermosa experiencia de lectura, pero es a la vez una novela demasiado correcta, demasiado poco arriesgada, al menos si la medimos según los standards de Rushdie, que tramó apuestas mayores en su obra anterior... especialmente en Los versos satánicos. Quizá -en realidad esto no es un reproche, como he dicho, La encantadora.. es una de las más intensas experiencias de lectura que he tenido en lo que va del año- la elección de la novela histórica implique ya en gran medida una apuesta segura; este tipo de libros descansan en la pericia investigadora del autor, en su voluntad detallista y su buen ojo para elaborar esa sensación de plausibilidad histórica que en el fondo es la quintaesencia de la ficción. Aun así, no dejo de sentir que Rushdie arriesgó poco al meterse con una ficción histórica de una época relativamente remota. En Los hijos de la medianoche, donde trabaja la independencia de la India y el proceso de este pais hacia los años ochenta, la inmediatez de los acontecimientos catapulta su creación a otros territorios; al referirse al renacimiento todo está más imbuido en el perfume del arte, de la "buena novela", de lo "literario" o incluso la "alta literatura", armando un aparato cultural similar a El nombre de la Rosa. Rushdie ha logrado, entonces, una novela amable, deliciosa, repleta de perfumes y visiones, presentada en un envoltorio de notoria calidad; una novela "valiosa", adecuada para un autor tan consagrado como él, que confirma su prestigio y mantiene la apuesta alta, aunque sin arriesgarse más de lo necesario.

3 comentarios:

Humanoide dijo...

qué bien rushdie piloteandose a una pendeja !

Anónimo dijo...

Que decir... hace ya unos cuantos días (mas de una semana) que terminé de leer esta novela y tengo que admitir que a pesar de estar de acuerdo con gran parte del comentario no me parece para nada una novela "poco arriesgada" de hecho concuerdo con Will Murphy que dice que Rushdie en esta novela "ha cambiado de perspectiva en cuanto al tratamiento de sus personajes" con lo que de por sí me parece arriesgado tanto para con sus lectores (quizá intente llegar a otro público) como para la crítica. Otros aseguran de que es una de sus "mejores novelas",personalmente no estoy de acuerdo,aunque si se refieren a lo “correctamente” escrita que está puede ser.De todas maneras para mi,el mejor de los regalos es recibir cualquier obra de Rushdie pero no podría afirmar tan livianamente que "La encantadora..." es una de las mejores.
Tampoco me parece una novela densa ni compleja, ya que los datos que se manejan no interfieren con la historia sino que la complementan, y si en algún momento da la sensación de ser un poco "densa" será efecto de la narración para sentirnos como el emperador doblemente grande Akbar, un tanto ansioso por saber por qué es tan importante la historia que este extranjero tiene para contar.

Por si les interesa el escritor Salman Rushdie hablará de su nueva novela en la biblioteca Jaume Fuster de Barcelona el 31 de marzo.Vamos a ver que cuenta quien cuenta el cuento.
saludos

luy.

Ramiro Sanchiz dijo...

Bueno, está bien esa apreciación de que está arriesgándose a no gustar a sus lectores, pero me parece que "la encantadora" es una novela más para el "publico general" con pretensiones literarias que "los versos satánicos", por ejemplo. Y me parece compleja en cuanto a cierto uso bastante acusado de la digresión. No compleja al nivel de "El arcoiris de gravedad", pero sí en el sentido de no ser una narrativa "simple y lineal".
Quien pudiera pasar un tiempito en Barcelona!