Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

jueves, 16 de abril de 2009

distopía fáunica

Hoy se sumó al nuevo número de Axxón mi artículo "Distopía fáunica", sobre la novela Interludio, interlunio de Ercole Lissardi. Hace un par de meses leí esta fascinante novela y me resultó extraño que hasta la fecha no había sido resaltada su inclusión al género ciencia ficción, al que pertenece claramente hasta el punto de ser -junto a "En la tierra donde viven los dragones", de Roberto Bayeto- la mejor -en mi opinión- novela de CF uruguaya. Y me sigue resultando raro que no se haya pensado en leer esta obra de Lisssardi desde ese punto de vista, ya que, repito, las marcas de género son clarísimas.
Lissardi es un autor de prestigio creciente en nuestro país y también en Buenos Aires. Lo fantástico -no sólo la CF- toma un lugar preponderante en su obra, teniendo en cuenta títulos como Evangelio para el fin de los tiempos , Últimas conversaciones con el fauno y El amante espléndido, en los que la fantasía y lo fantástico son centrales a la trama, y también Una como ninguna y Acerca de la naturaleza de los faunos, que incluyen elementos mágico-maravilloso-fantásticos (junto todo eso para no entrar en distinciones, al menos por ahora) como segmentos argumentales destacados (Lissardi, buen conocedor musical, tiene un gran ojo -u oído- para las estructuras). ¿A dónde quiero llegar? Que, una vez más, constato lo transparentes que resultan ciertas taras o limitaciones del medio cultural uruguayo, en el que todo el mundo parece leer en el mismo sentido o con los mismos y tontos axiomas. Para quien quiera buscarse un ejemplo de esto, basta con tomar el delicioso Eldor de Pedro Peña y leer el tontísimo prólogo de Heber Raviolo, sumado al fallo del jurado, que parece decir entre líneas que, pese a ser Ciencia Ficción, Eldor es valioso por su contenido "alegórico". Por favor!!! Juro por todos los dioses que estupideces así me ponen los pelos de punta.
Volviendo a Lissardi: otro tema interesante a profundizar en su obra es el de las representación de la música que construye en su narrativa, desde varias perspectivas: la música en cuento sistema estructural de composición (tema + variaciones, temas recurrentes, etc), la música como elemento de la trama (notablemente con respecto a los últimos cuartetos de Beethoven en Interludio interlunio, o al increíble Cuarteto para el fin de los tiempos de Messiaen en Evangelio para el fin de los tiempos) y, por último, la búsqueda de como describir y dar cuenta de lo musical, tema que se entremezcla con las dos pautas anteriores. Espero escribir pronto al respecto.
Y por último, en el mísmo número de Axxón también está mi cuento "Duendes" (sé que ya lo dije en el post anterior y que empiezo a sonar como Olmedo haciendo sus "chivos") y una reseña de la película "Outlander", que me gustó mucho, quizá de un modo un poco polémico -he recibido críticas bastante negativas de esta peli, pero me sigue pareciendo de lo mejor que he visto últimamente en cuanto a CF -despues de Lost, por supuesto, cuya 5ta temporada es IN-CRE-I-BLE.

1 comentario:

Damián González Bertolino dijo...

Absoluta, pero absoluamente de acuerdo en cuanto a lo que decís de la unidireccionalidad de las lecturas en el medio montevideano. Es decir, es obvio que un tema que atraviesa toda la obra de Lissardi (como él lo analizado de forma impecable recientemente en su bolg) es el tema del deseo, más que del sexo en sí. Y todo el mundo siempre dale que te dale con eso. En cada entrevista, en cada reseña... Sale un libro nuevo y todos van a la misma. Por ahí en el diccionario de autores uruguayos de Banda oriental (en su respectiva entrada [no lo tengo a mano]) se hace una referencia a la CF en "Interlunio...", pero a lo que voy es que tenés razón. Generalmente se deja de lado algo quizás más importante en Lissardi, y es que es un muy buen narrador. Poco se insiste o poco se le pregunta sobre el "arte de narrar", los resortes que se estiran y las tuercas que giran en cada uno de sus libros. por ahí vos hacés notar lo de la música, y me parece justo. Y creo que uno lee a Lissardi más que nada por eso, si no estaríamos leyendo las últimas novelitas zarpadas de Corín tellado (RIP), donde no faltan travestis, homosexualidad o hasta cosas despiadadas.
Y en cuanto a lo de "Eldor", sí, se nota en todo momento. En la presentación del libro con motivo del premio (que se hizo en Minas en 2006), en el prólogo, etc.: hay una suerte de condescendencia medio apestosa hacia el género.
Saludos...