Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

lunes, 15 de junio de 2009

The Big Terminator Theory

El jueves pasado fui al cine con mi buen amigo Rodolfo Santullo, a ver Terminator IV. Terminada la película, que me pareció entretenida aunque para nada a la altura de las expectativas (pero mejor, en ese sentido, que "X-men origins: Wolverine"), conversando los comentarios de rigor, reparé en que una escena que yo había destacado en el trailer, en la que John Connor dice algo así como "este no es el futuro del que me advirtió mi madre", no aparecía en la película. No sería la primera vez que cosas así suceden, me comentó Santullo, citándome un par de ejemplos que ahora he olvidado; sin embargo, la explicación no me resultó satisfactoria. Para mí esa escena era crucial, ya que, me parece, contribuiría a sanear las complicadas paradojas temporales de la película (o sea: John Connor envía a Kyle Reese a salvar a su madre, Sarah Connor, pero Kyle además de salvarla embaraza a Sarah y se convierte en el padre de John, generando un loop de causa/efecto). Tras una larga discusión llegué a la siguiente conclusión, a la que llamaré la Hipótesis Ramiro Sanchiz sobre Terminator (aunque supongo que miles de fans deben haberla pensado antes):

Todo comienza en una realidad a la que llamaremos Universo Cero, donde, hacia el 2000 y pico, los humanos y las máquinas (skynet, etc) están en guerra. John Connor, lider de la resistencia, se entera de que las máquinas, en una medida desesperada, enviarán a un terminator a asesinar a su madre, en el pasado. Para evitarlo opta por mandar al pasado a su amigo Kyle Reese.
Ahora bien, Reese, al embarazar a Sarah Connor, genera una cadena de acontecimientos que termina por crear una realidad alternativa, el Universo Uno, en el que John Connor es hijo de Kyle Reese y no del presunto padre que tendría en el Universo Cero. Este cambio -es decir: no estamos hablando del "mismo" John Connor"- genera una historia diferente a la que Kyle Reese le contó a Sarah Connor, por lo tanto las cintas que esta grabó para su hijo John, en el fondo, no reflejan la realidad que rodea al Connor adulto del Universo Uno.
De hecho, en el Universo Uno, las máquinas alcanzaron su nivel de desarrollo gracias al brazo de Terminator encontrado por la gente de Skynet; todos los cambios que esto genera, sumado a los acontecimientos que vemos en la segunda parte de la saga, también podrían generar cierta diferencia entre el Universo Uno creado en la primera parte y el que luego sería el futuro de las películas tres y cuatro. Si bien John Connor es genéticamente el mismo, su entorno es diferente, hasta el punto que cabría hablar de tres universos, el Cero u original, el Uno y un hipotético Dos que sería el que vemos en la cuarta película.

Por lo tanto, la afirmación "este no es el futuro del que me habló mi madre" tendría mucho sentido desde esta perspectiva.
Quizá en las siguientes entregas de la serie (están previstas una 5ta y 6ta) surja algo parecido a esto. Espero que sí. Ya hice apuestas al respecto (y las voy a ganar).


Estoy tentado a firmar este post como Sheldon o Leonard, los personajes de The Big Bang Thery. En fin, saludos desde algun universo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi amigo, cuanta cantidad de tiempo disponible. Le digo con todo respeto que no veo el sentido de semejante análisis sobre una saga que cada vez vale menos y una película en particular que importa poco más allá del mero entretenimiento. Sigue siendo gracioso igual cuando nos detenemos un minuto y nos damos cuenta de lo nerd que nos hemos vuelto. Debería haberlo firmado como Dr. Sheldon Cooper, sin dudas, mi amigo

Ramiro Sanchiz dijo...

A la gente le encanta hablar del tiempo disponible de los demás. Quizá, para satisfacer ese tipo de demandas, debería trabajar 10 o 12 horas en lugar de las 8 de todos los días acá en Portones Shopping. Y noto que también está difundido el gusto por cuestionar el "sentido" de lo que encuentran por ahí.
Puntualmente: Terminator 4 tendrá mil tonterías, pero por lo menos es interesante visualmente y retorna al cuento de Philip Dick que inspiró la saga. A estas alturas no es nada nuevo plantearse el interrogante dickiano sobre dónde está la frontera entre máquina y humano, lo sé, pero en cualquier caso enriquece la película. Además, ¿"mero" entretenimiento? ¿Seguimos en estas posiciones tan perimidas?
Otra cosa a resaltar: el uso del plural en la primera persona, el tratamiento de "amigo". Los amigos no son anónimos, me parece.

fernanda dijo...

Todo el tiempo estamos haciendo y pensando cosas en apariencia inútiles en esta vida, eso es lo que la hace interesante ;-) Lo que le da diversidad es que cada uno decide en qué cosas inútiles prefiere detenerse...

F

Anónimo dijo...

Antes que nada tengo que agradecer por la publicación de este post ya que (tengo que admitir) mientras lo leía esbocé mas de una sonrisa, no en tono de burla, sino por el disfrute de la "hipótesis" con respecto a la película. La misma no está dentro de mis preferencias pero mirándolo por esa "otra ventana" hasta me dieron ganas de verla (no lo voy a hacer, por lo que mi comentario es y será escueto).
Para despedirme sólo comentar que no veo nada de malo (al contrario) en que alguien difiera en algún (o muchos) punto con el modo de pensar de otras personas, de lo contrario seria aburrido e irónico, pero no por eso hay que ser intransigentes ni despectivos.
Saludos cordiales

luy.

Ramiro Sanchiz dijo...

Luy, la peli lamentablemente no señala ninguna de mis ideas, asi que si la ves buscando algo de eso vas a salir (más) desilusionada. A mí me pareció que el post de "anónimo" era intransigente y despectivo, de ahi mi reacción.
Fernanda: claro, porque en rigor todo lo que no implique una mejoría en la transmisión genética es evolutivamente irrelevante. Toda la cultura es un aparato superfluo, si se quiere, ya que incontables especies se las arreglan sin ella. Y nosotros estamos sumidos en su bosque de símbolos.

alfredo mendoza dijo...

En los blogs siempre pululan comentarios como los del " a mi go " anómimo, estos se encargan de clasificar arbitrariamente de nimios o excesivos los comentarios expuestos.

No hay duda que cualquiera puede estar en desacuerdo con cualquier idea expresada, sin embargo el hecho de descalificarla sin ningún argumento (ni siquiera uno simple) raya en la sobra prescindible.

Resulta bobo nuestro pasatiempo de enjuiciar el ocio ajeno desde ocio propio.

alfredo mendoza dijo...

En los blogs siempre pululan comentarios como los del " a mi go " anómimo, estos se encargan de clasificar arbitrariamente de nimios o excesivos los comentarios expuestos.

No hay duda que cualquiera puede estar en desacuerdo con cualquier idea expresada, sin embargo el hecho de descalificarla sin ningún argumento (ni siquiera uno simple) raya en la sobra prescindible.

Resulta bobo nuestro pasatiempo de enjuiciar el ocio ajeno desde ocio propio.