Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

viernes, 19 de junio de 2009

comentarios nuevos en entradas viejas

Uno de los puntos en contra del formato Blog es que muy poca gente lee otra cosa que no sea la entrada más reciente. En realidad no está mal, se supone que un seguidor del blog viene leyendo todo a medida que es publicado, pero sucede que ocasionalmente algún recién llegado deja su comentario en una entrada vieja, y el único que se entera, en general, es el administrador. En estos días, el escritor Luis Topogenario dejó un par de comentarios que incorporo a este post, ya que me parece interesante lo que plantea.

El primer post lo dejó en la entrada "el discreto encanto de elegir", del 12 de Febrero de este año. La entrada tenía que ver básicamente con el prólogo al libro "De acá", una muestra de narrativa joven editada por Pablo Trochón, y por mi parte discutía algunos problemas relacionados con generar antologías o compilados, que en cierta medida también discutía Trochón en su prólogo. Escribió Topogenario:

Yo publiqué en este libro, y sin embargo no conocía, literalmente, a nadie. Tampoco tengo "amigos". Ey, la última vez que me fijé mi nacionalidad ni siquiera es uruguaya. Concuerdo con la dilapidación del prólogo. Es más, hasta me sorprende que alguien haya escrito más de dos frases con respecto de él. Hay que darle importancia a las cosas que lo merecen. Y un prólogo definitively doesn't fit into that. El resto bien puede ser un gran puré de cerebro para masturbarse intelectualmente un rato.

No estoy de acuerdo en que los prólogos sean tan deleznables. Mucha gente reaccionó contra el texto de Trochón desde varias perspectivas; quizá sería más interesante hablar de los cuentos, que, en general (salvando el cuento de Cavallo y por lo menos uno de los de Bentancor, a mi gusto) son de un nivel bastante pobre. No tengo el libro a mano, ni recuerdo el texto de
Topogenario, por lo que no debió ni gustarme ni desagradarme.

Pero el comentario más interesante de este autor es el que dejó (anteayer, creo) en la entrada "la azotea", que comentaba mi entusiasmo por la novela de Fernanda Trías.
Escribió Topogenario:

Ey, encuentro beligerante, y hasta intrépido, si se me apura, el colocar en la misma oración a Cavallo, "Porrovideo" y Harold Bloom. Si el canon ovula en pop, then Pop is dead. Pero la beligerancia acaba pronto. Por suerte nos resta el polvo para hablar de él.

Mis observaciones:

1) "Beligerante", etimológicamente, invoca a la guerra. Salvo en sentido heracliteano, es un tema que, relacionado a la literatura, no me interesa en lo más mínimo. Además, tampoco me gustan esas sentencias generalmente censuradoras al estilo de "juntar a mengano y fulano en la misma oración", porque el pensamiento se mueve asociando lo que parece disimil. Por lo tanto, si leemos con cuidado, a lo que apunta la frase es que siguiendo la noción de canon -y de centro del canon-, las novelas "Oso de trapo" y "La azotea", en mi opinión, se acercan al centro de un canon posible de la narrativa de mi generación. Justificar esta idea me llevaría como mínimo un post más, pero creo que vale la pena.
2) Si lo que plantea Topogenario es una suerte de escala de valor, asignando grados diferentes a Porrovideo y a la narrativa de Cavallo, está claro que es su opinión, y, por lo tanto, una afirmación que puede pensarse tan "beligerante" como la mía, aunque yo no veo las cosas desde ese punto de vista.
3) "Si el canon ovula en pop then pop is dead". Creo entender que la posición detrás de esta pintoresca metáfora es la siguiente: si algo "pop" es consagrado pierde la categoría "pop". No estoy de acuerdo, ya que "pop" en este contexto alude a una temática o un lenguaje, y lo "consagrado" dentro de un canon remite a ciertos valores que no necesariamente excluyen las líneas básicas de lo "pop". La etiqueta "pop", además, está tomada de un artículo de Gabriel Lagos, en el que se traman tres grandes categorías de narradores jóvenes: los "pop" (Mardero, Alcuri, quizá Turnes, quizá Alfonso), los "egoistas" (Trías, Ricchero) y los "serios" (Schutz, Cavallo, Bentancor y yo). Más allá de lo adecuado de esta división, que es por supuesto discutible, lo de Lagos es un intento de acercar escritores de acuerdo a la afinidad de sus escrituras, y en gran medida me parece indiscutible que Mardero se parece más a Alcuri que a Sofi Ricchero.
4) En última instancia, si por beligerancia entendemos en este contexto afirmaciones que choquen con lo establecido, que muevan, que sorprendan, me quedo con el deseo de que este tipo de pensamiento no "muera pronto" o redunde en polvo.


37 comentarios:

Rat dijo...

Con respecto de lo primero, los prólogos, me resulta fútil y vacío de contenido discutir al respecto, por lo menos en los términos en que usted indagó. Hablar de prólogos, en esos términos, es más viejo que la línea de gol.

Rat dijo...

Con respecto de lo segundo, el canon y el pop, hallo irrisoria, por varias razones, tu elaboración de “el centro de un canon posible de la narrativa de mi generación”. No dudo que tu búsqueda sea genuina. En primer lugar pasas por alto el hecho de que ocupas un lugar central de esa “narrativa de mi generación”, no entraré aquí en detalles si merecidamente o no. Lo cual, si en verdad te poblase la sinceridad, creo que no te ofrece las mejores condiciones para pensar “tu” canon –no el que más te parezca, sino el que compete a tu literatura-. En segundo lugar pasas por alto el hecho de que para empezar a pensar un canon, y poder lidiar con sus resultados, se requiere cierta distancia histórica y analítica que provea elementos propioceptivos adecuados con respecto de la literatura en cuestión; distancia histórica y analítica, y elementos propioceptivos, de los que careces, naturalmente. En tercer lugar pasas por alto, al parecer fortuitamente, el hecho de que el proceso creativo de tu literatura y la “narrativa de tu generación” (nacidos entre 73-84, vi por allí en tu blog que fue estipulado) todavía carecen de la madurez y la solidez narrativa como para entronizarse con el canon de la literatura –a menos que quisieses restringir el “canon” de la “literatura” al de tu chacrita, léase a la producida en este país y exclusivamente por los escritores de un cierto período; si ése fuese tu acometido, hubiese respondido que eso no es un canon, en última instancia sería un intento escueto de diccionario de literatura uruguaya, o catálogo de destaque-. Por todo lo cual creo que, verdaderamente, en el fondo, la palabra canon es demasiado pesada todavía para la “narrativa de tu generación”.

Rat dijo...

Con respecto a la literatura pop, considero que el pop es una postura semiótica desde la cual erigir textualidad, un sitio al que acceden tus textos a medida que se van uniformando. Sí, sí, ya sé que no te gustará “uniformando”, porque te gusta progresar y eres alérgico al estancamiento, al anquilosamiento, inclusive al quiste hidático. Y considero al canon, además de la noción académica, aburrida y totipotencial, un monumento semiótico a donde concurre una propuesta semiótica concreta, uniformada en una obra. Bajo estos términos, seguramente imperfectos e imperfectibles por mí, hallaría bastante irrisorio, and even childish, el considerar propuestas al estilo de “Los pescadores” o “El vaso de agua” o “Porrovideo” –más allá de “gustos”- como “acercándose” al canon. Lo consideraría como un juego de palabreo de la narrativa de una generación que necesita autorefrendarse, y ser autorefrendada, en la jungla toda de la literatura latinoamericana, y peor aún, en el marco de la literatura pop, donde no todo está por hacerse y no todo aún está por escribirse, como podría haber sucedido cien años atrás. Si esa fuese la propuesta, concluiría que seguramente debemos de leer más.

Rat dijo...

Ahora bien, no considero para nada un pecado la necesidad de autorefrendarse –creo que la expresión popular por allí es “el autobombo”-. Verdaderamente que no lo considero mal. Absolutamente. Y si así lo creyese, tendría toda una historia de evidencia literaria en mi contra. Lo que tú no puedes esperar es hacerlo públicamente de forma gratuita and uncontested, unchallenged. Bajo este punto de vista, como ya debes de haber intuido, yo mismo caigo en mi propia trampa. En este sentido, frente a toda una historia de evidencia literaria en mi contra, ocupo un lugar bastante predecible y poco original, aunque, eso sí, genuino.

Rat dijo...

Anecdóticos: 1.- Ey, hallé bastante divertido tu retortijón y tu hipo frente a mi palabra “beligerancia”. Creo que, en el contexto en que fue utilizada, no cabe lugar a dudas ni a interpretaciones de ningún tipo. Tomar la chicana de “la guerra y la literatura” me pareció una movida de mucho estilo. Y me divirtió. 2.- Para desmontar mi castillo de naipes solamente debes atacar la parte del canon, y de éste el “monumento semiótico”, que sé que no debe representar un problema.

Topogenario.

Ramiro Sanchiz dijo...

Vamos por partes.
Tema prólogos: es importante traerlo porque las tres antologías de autores jóvenes que salieron el año pasado muestran ciertas fallas o síntomas en el prólogo, y descartar automáticamente su lectura es perderse un punto importante. ¿Ud leyó los prólogos de "el descontento y la promesa" y "esto no es una antología"?
Tema canon/pop. No estoy de acuerdo en cuanto a que si pertenezco al conjunto que analizo mi análisis o comentario no es atendible. Me considero un buen lector de mi generación, quizá de los más completistas que conozco, y a partir de ahí opino. Segundo: cuando hablo de canon me baso en la propuesta de Gabriel Lagos, que es una posibilidad o esbozo o acercamiento a un canon, no uno definitivo, que en rigor no los hay, más allá de Harold Bloom. Tampoco me interesa "lidiar con sus resultados". No estoy para nada de acuerdo en que determinados escritores que pertenecen a "mi" generación carezcan de "madurez y solidez narrativa". ¿Ud ha leído a Cavallo, a Ricchero, a Trías, a Alfonso, a Schutz? Si no lo hizo, hágalo y entonces conversamos.
Pop: ¿ud leyó el artículo de Lagos al que hago referencia? Hágalo y entenderá en que sentido hablamos de "pop". Entiendo lo que dice sobre el canon como monumento, pero aqui se habla de un bosquejo de canon que seleccione y oriente determinadas obras dentro de un corpus acotado, concretamente la narrativa uruguaya de autores posteriores al 73, o, si lo prefiere, al 68. Soy alérgico a los quistes topogenarios, parece.
Seguimos: quizá no te diste cuenta que un blog es una expresión bastante personal, que se origina desde la subjetividad y se regodea en ella. No estoy escribiendo un manual de literatura nacional ni nada por el estilo, ni tampoco un manifiesto. Jamás espero ser unchallenged, pero eso implica mi derecho (y obligación) a responder a los challenges, sobre todo ante los más irrisorios y quísticos.
Por último: leí su cuento y me pareció divertido y, por usar una palabra que está sonando bastante aquí, sumamente irrisorio.
Notará que no seguí su consejo para desmontar castillos. Gracias, pero no me interesa.
Que le vaya bien.

Rat dijo...

Yo en ningún momento pregono "descartar" los prólogos, ni los considero bla bla ble. Así que ya que eres el gran Lector de tu generación, seguramente no te costaría leer bien lo que aquí se está diciendo.

Del resto de tu comentario esperaba más contenido o guías de lo que verdaderamente piensas, ya que tu filiación contenidista pop, en teoría perfecta, debería facilitártelo. Sin embargo lo único que haces es invitarme a contar pollos en una chacrita -que por otro lado ni siquiera sabes si los he consumido o no [no te creas que eres el único buen lector aquí]-. Además, con todas esas alusiones de "lo que no quieres hacer" o "lo que no buscas" o lo que no pretendes, ¿en serio crees que sólo con eso puedes cancelar mis palabras tan sencillamente?? I'd be badly impressed if you actually do believe it.

También me llama la atención el facilismo de "el comentario no es atendible". Esperaba... un comentario atendible a mi comentario "inatendible". Sí, eso es lo que creo. Seguramente estarás acostumbrado a descartar "obviedades" y que éstas permanezcan 'descartadas' con... más obviedades ad infinitum. Vas por buen camino.

"Seguimos": gracias por las lecciones de blog. It never occurred to me this had something to do with subjectivity. A cada paso decuplicas la bondad de tu buen camino. Aunque en el fondo... lamentable. Porque si ese es tu escudo, tu heraldo está flaco. Besides, I don't care what you think about blogs. I could care what you think about literature. But blogs??

Desgraciadamente para ti, soy un escritor déspota. Así que el feedback que me otorgas como lector de mi pequeño relato viejo e insulso, well, thanks... but no, thanks. As a subatomic particle, la masa de tu comentario es despreciable. El día que le pongas algo más... bueno, en ese caso podríamos ver. Como en estos hologramas de diatriba, que aquí hemos ensayado, mi literatura no estuvo nunca en juego, supongo que lo traes a colación para... hummm, well, I don't know, supongo que para hacerte sentir mejor. Espero que funcione. Estoy tentado a disculparme por el tiempo malgastado que has invertido en leer mi relato. Pero... ¿te disculparás por el tiempo malgastado que he invertido en leer tu pequeño comentario sin sal y lleno de pellejos?

Notarás que, al fin y al cabo, has seguido mi consejo en todo. Ey, también resalto, y celebro, I actually do, honestly, el aire sobrado con que, campeonamente, me despides y me deseas suerte, como quien aplasta un insecto -I actually saw Obama do that the other day. Me gusta. Me encanta. Soy un insecto. Pero el futuro es irrisorio y quístico y ancho para mí. I don't think you can say that to yourself.

Prometo, en el futuro distante, regalarte un "Gracias, pero no me interesa. Que le vaya bien". I promess to wave my hand at you too! I won't squash you as an insect. You're not an insect. You are the Big Little Reader That Could.

So, if you don't have something better than just a name-calling type of answer, with your excuse, I must leave. Good night, and good luck. I have a plane to catch!

Topogenario
Ps: por cierto, since you're going to improve after this, the world is bigger than your ranch.

Ramiro Sanchiz dijo...

Ni quiero cancelar palabras de nadie ni tengo filiación contenidista pop, ni bla bla bla. Y si yo no respondo algunas de tus palabras, vos quedás sin respondar también muchas de las mias.
Tu literatura nunca fue un tema porque dije de entrada que no recordaba tu cuento; apenas lo releí me dio la impresión que acabo de escribir. Estoy seguro de que no tenés el menor interés en escuchar todo lo que pienso sobre tu "cuento", asi que me abstengo de decirlo, porque tampoco me interesa hablar al respecto. Bien, ¿qué más? En cuanto a la condición de blog de este lugar, no es un escudo, es un punto de partida. También escribo otras cosas, que no sé si habrás leído ni me interesa que lo hagas. Y sugerís que sos un buen lector: no lo sugieras, demostralo. Yo no seré seguramente el "gran lector" de la literatura de mi generación; apenas afirmo haber leído bastante, cosas que me gustan y cosas que no tanto. Me parece que vos en ese sentido estás en desventaja y cubrís tu ignorancia con palabrerío estúpido y fintas en el aire.
Viniendo de alguien con esa especie de autoridad literaria que proclamás, tu cuento es una cosita delgada y fragil, que no se sostiene ni con mil palillos. Pero tenés toda una vida para mejorar, supongo.

Telemías dijo...

Linda virulencia me he encontrado!!! Amigos!!! Hay cosas que deberían ir por interno!!! Don´t you think so, octopus?

Ramiro Sanchiz dijo...

Juas, Pedro, es que nos hemos vuelto beligerantes. Puede ser que la via interna sea más recomendable para estas cosas, sin embargo me divierte mucho responder a cierto tipo de comentario por acá, aunque sea demasiado público.
Firmado: Spidey

Damián González Bertolino dijo...

¡Esa!
Nada de interno... Quiero decir, ha sido muy interesante leer todo esto. De veras.
Y agrego: a mí también la antología De Acá! me pareció pobrísima... (Incluso, en un texto de casi tres páginas conté casi unos 30 (treinta) adverbios terminados en mente... terminé acalambrado)... Lo mejor me pareció lo de Martín Bentancor...
Un abrazo

Telemías dijo...

Bueno..., lo que pasa es que a mí me gusta que la gente que está en la misma..., yo qué sé..., que se lleve bien..., que se toleren las cosas, que no se arme bardo..., en fin..., snifffff, y veo que ahora casi campea la intolerancia y eso ya sí que me pone enfermo y me dan ganas a mí de despotricar de acá hasta el cielo contra ésos intolerantes!!!!

Igual,
un abrazo

Telemías dijo...

"esos" va sin tilde..., aclaremos porque después si no viene el aluvión...

Rat dijo...

Yeah, yeah, yeah, oh so boring. Lo único que demostraste con todo esto es que eres un pequeño idiota con el orgullo herido. Por cierto, mi relato no tiene que “sostenerse”. Either you get it or you don't. Try two thousand sticks. Maybe that'll work. Además, si me pides que no te juzque por tu insulso puré, veo muy conveniente que me juzgues por un relato, que además de ser viejo ni siquiera es bueno. Todo lo cual continúa redundando en que eres un pobre resentido. And, by the way, sólo por curiosidad, te hice caso en ahondar tu obra y estoy a punto de leer tu “Manual del Idiota Elemental (para Dummies)”. Luego ejercitaré tus perfectos consejos.

Damián González Bertolino dijo...

Creo que estoy de acuerdo con Pedro. Una cosa es que no te guste lo que el otro escribe. ¡Eso es más viejo! Otra cosa es que eso dé pie para algo más. Creo que en esos casos los ataques (o la forma de atacar) hablan bien de lo que es cada cual. Aunque no he comentado mucho en este blog, lo he seguido y lo he leído con cierta asiduidad y si hay algo que he notado en Sanchíz es, en el disenso, ciertos respeto y delicadeza para expresarlo.
A pesar de todo esto quería decir otra cosa, y es que queda tanto por escribir, que a veces todas estas listas, postulados canónicos o no (que si bien ayudan, dan una pauta de lectura)ceden en seguida. No tiro abajo las lecturas de Sanchíz y su "mapa generacional" ¡¡todos tenemos uno!!... Pero a lo que voy es que, generar esta virulencia y recordarla en, digamos, cuatro o cinco o diez años, puede ser raro, sino incómodo. Me encantan los debates y todo eso, pero no me gusta el patoterismo agazapado bajo el floreo intelectual.
Un abrazo.

Rat dijo...

Acompaño lo que dice Damián, las dos veces. Saludos.

Ramiro Sanchiz dijo...

A ver... Normalmente estaría de acuerdo con Pedro con respecto a buscar el entendimiento y evitar este tipo de cosas; pero lo cierto es que tengo bastante mal caracter para ciertas cosas y los comentarios de Topogenario (que en un principio cité con la única intención de traer una opinión diferente al blog, y de hecho esa fue la razón por la que los republiqué como una entrada nueva) empezaron a caerme cada vez peor. Ahora me trata de resentido y un montón de cosas más. A este punto del "debate" (que podría haber sido tal pero tomó otros rumbos) me importa muy poco. Ahora me trata de imbecil; me encanta, porque viniendo de una hormiga es un cumplido. Se defiende diciendo que su cuento es "viejo"; ¿para qué lo publicó, entonces? Tiemblo de pavor con solo imaginarme su tercera novela, su "proyecto narrativo más ambicioso todavía". Hasta suena a traducción literal del inglés, lo cual no me extrañaría dado ese brillante bilingüismo con el que nos deslumbra (y ahora seguro me va a responder que no lo entendí. Claro, claro).
Damián: normalmente trato de disentir de un modo al menos amable, excepto cuando (como pasó hace un tiempo con Horacio Bernardo) no encuentro un tratamiento paralelo del otro lado. En fin. No me estoy quejando; admito que estas cosas me divierten.
Y ahora, dejando de lado a Topogenario, pasemos a algo más interesante. Es decir, el tema del canon. Damián tiene razón: el tiempo seguro cambiará todas estas perspectivas, quizá ahondándolas, quizá disipándolas. Otro canon surgirá, según quien lo escriba y según quien ande por el campo de la narrativa. Lo mío es apenas un comentario sobre un proyecto o bosquejo de canon hecho por Lagos, un crítico al que respeto mucho. También he escrito por ahí sobre otros cánones posibles (quiero recalcar el "posible", en el sentido de "uno más"), por ejemplo el de la ciencia ficción local, en el que sigo pensando que las obras centrales son alguna novela corta de Bayeto, "Eldor", de Pedro, "Guia para un universo", de Natalia Mardero (no porque me guste especialmente, sino porque me parece relevante en el medio literario) y "Interlunio, interludio", de Lissardi. Si quieren discutir ambas propuestas, perfecto.
Ah, y, Topogenario, ya está, no te voy a responder una palabra más, no me interesa. Está a punto de dejar de hacerme reir, y sin eso no vale la pena leerte, considerarte. En mi opinión ya te respondí a todo. Ademas: No me interesa tu cuento, no me interesa tu pensamiento, tu palabrerío, tu pose, tu lenguaje que huele a mierda. ¿No te habías tomado un avión? Seguí haciendo tu juego de la voz que clama en el desierto, aunque de Precursor no creo que tengas nada. Chau.

Telemías dijo...

Hablando en serio creo que en el edificio lógico que los dioses nos legaron las cosas se resuelven a través de la palabra, castellana, spanglish o lo que sea, pero palabra al fin. Esto está muy divertido, por cierto, pero ha llegado el momento de cortarlo, porque lo que va quedando son los insultos y para eso, si los quiero en castellano, me escucho un disco de Molotov , y si los quiero en inglés me pongo el Use your illusion I de los Guns.

Saludos

Pedro

Telemías dijo...

A ambos: lo de arriba es un chistecillo para distender... No lo vayan a tomar a mal...(en este momento tiemblo pensando en lo que posiblemente he desatado...) Sorry...

Rat dijo...

Bueno, vamos a ver, pibito, Ramirito, pibito estúpido, ya que te gusta meterte en camisas de once varas, ni modo, voy a tener que meterme en el barro con mierda que este blog, para ver si puedo depurar un poco tus estupideces.
Para poner en ambiente el salón de ajedrez, explicaré cómo es que sucedió la cosa. Todo esto sucedió porque vos no supiste dejar pasar una cosa completamente insignificante, y que atendía nada más que a puyar el globo tonto de tu “canon”. Porque eso fueron mis dos comentarios, los dos comentarios iniciales que dieron pie a esta breve nota “comentarios viejos de entradas nuevas”, o como sea que se llame esta mierda. Eso fueron: dos comentarios insignificantes. Yo no he visto, en verdad, un comentario más sencillo, plano y sin sal, que mi comentario acerca de los prólogos. ¿Qué mierda de especial tiene mi comentario? Nada. No tiene nada. ¿Y mi comentario acerca de tu pellejo pop-canon? Apenas un par de líneas bastaron para que ejercitases tu merecida estupidez. Y como vos sos un aprendiz de intelectual, no pudiste dejarlo pasar, como tantos otros comentarios disidentes habrás encontrado en tu vida. No pudiste dejarlo pasar. Así que ¿qué hiciste? Hiciste toda una nueva entrada, supuestamente para “traer opiniones diferentes al blog”, porque en realidad sos un resentido de mierda. Y te lo podría probar, lo de resentido, pero me chupa el escroto que me cubre los güevos, a decir verdad.

Rat dijo...

Yo no tengo ningún problema con que se defenestren mis palabras, así como tampoco tengo remedos en aceptar la mediocridad de las cosas mediocres que hago. En serio te lo digo. Como esos dos comentarios iniciales, mediocres como el texto al que respondían. Sin embargo, con lo que sí tengo muchísimos problemas es con que un estúpido como vos se agarre de mí para sumar centavos a su chanchita, es decir, para arrear agua a su molino, que es lo que quisiste hacer con esta entrada original. En tres cosas estaba perfectamente desnuda tu intención: primero me tildaste de “recién llegado”, cuando vos no sabés ni quién mierdas soy, ni lo que he hecho ni lo que dejé de hacer, ni quién me conoce ni quién me deja de conocer. Naturalmente, como todo principiante dirás que lo de “recién llegado” se refería a tu blog, es decir, recién llegado yo a tu blog. ¿Y qué mierdas sabés vos cuándo leí tu blog y cuántas veces lo he leído? Pero, pibito, te equivocaste, pibito. En segundo lugar, tu malabar, tu pésimo acto de funambulismo que ejecutaste con respecto de lo de “beligerante”, me mostró a ciencia cierta que en realidad you were full of shit. Really, really, full of shit. Y hablo en inglés porque se me da la gana, ¿y qué? Conmigo está Borges a mi lado, que escribía en inglés cuando andaba apurado o excitado o etcétera, ¿y qué? ¿Te sentís impresionado? ¿Querés que te putee en francés? ¿Querés que te putee en francés, así tu culito cagado queda más rosa? ¿Es eso lo que querés? Porque no tendría problemas en hacerlo, pibito. Nada más que, cuando estoy apurado, como ahora, no pienso en francés. Como decía Carlos Fuentes, “no sueño en francés” (mirá, pibito, te voy metiendo la primera, ¿oíste?, la primeca cita, vos que querías que te “demostrase”, te voy metiendo la primera, ¿ok, dick-head? Tu pene heracliteano, si es que todavía no te cambiaste de mano para masturbarlo, no logra hacer nada con respecto de la guerra y la literatura, y eso que a vos supuestamente “no te interesa”, ¿comprendés, pibito? En mi puta vida se me había pasado por alto que responderías con semejante hipo intelectual, pero bueno, lo respondiste. Y en tercer lugar, la tercera cosa, es que con tu respuesta original de la entrada, así como tu primera respuesta en los comentarios, me comprobaste que no entendés ni mierda lo que es el canon, y que lo único que hiciste fue acordarte de míster Bloom mientras te pajeabas con el estado de la literatura de la “narrativa de tu generación”.

Rat dijo...

Todo esto me comprobó que en realidad te habías resentido ante mis perfectamente normales y modestos comentarios. Sospechaste desde un principio, sé que lo sospechaste, que soy alérgico a las grageas que las palomitas de maíz como vos escriben, y que mi segundo comentario, el de la beligerancia, estaba teñido de sarcasmo y de mala intención, y no te gustó que te mostrase el pus que sale de tu pluma. Realmente no te gustó para nada. Seguramente pensaste que soy un principiante, some rookie you were gonna hopped on, estoy segurísimo que dijiste “A este mamón me le monto encima y además aprovecho y arreo agua para mi molino”. Además debés de haber pensado que los ingratos como yo no tenemos la más puta idea de lo que es la literatura y que ya nos trasnochamos, y de que en realidad somos nosotros, los ingratos como yo, los resentidos de ustedes, los que están allí, en su pequeño círculo estúpido de los idealistas de los últimos días, cito el texto de tu amigo, como si nosotros les envidiásemos. ¿Te pensás que me vas a impresionar con tus premios y tus publicaciones? ¿Te pensás que porque el prólogo lo hizo Achugar te voy a mamar las medias? Te equivocás, pibito. Yo no tengo la culpa de que el prólogo lo haya hecho un imbécil como Pablo Trochón. Y de paso cañazo te comento que yo ni siquiera envié mi relato a Rebeca Linke. Una de sus editoras, Patricia Nuñez, lo leyó de parte de una amiga que teníamos en común, que se lo mostró sin que yo lo supiese. Y a ella le encantó, y quiso publicarlo. ¿Y qué? ¿Vas a decir que Patricia Nuñez, que es docente en el IPA, es una mierda o es una estúpida? El único pollo acá sos vos. ¿Comprendés, pibito estúpido? Además que ni siquiera deseo mencionar que no entendiste la más puta idea de mi relato “Topogenario”, por lo que pude vislumbrar en tus palabras, luego de que me lambeteaste la alpargata. Pero bueno, no tengo la más mínima intención en explicarle un texto a un idiota que tuvo el desgüevo de escribir “Breve historia de la realidad” (ah, por cierto, no te creas que nunca he leído tus estupideces; y ésta en particular, curiosamente se dio en Letralia 199, en cuyo número el editor me publicó “Amaranto”, obra que por supuesto no tenés la más pálida idea de lo que es; ey, las revistas de literatura son para leerlas, pibito, ¿entendiste?, no son nada más que para alardear; seguramente te gustaría despotricar en contra de Letralia, que ganó hace poco el Premio Nacional de Literatura de Venezuela, ¿no? ¿No te gustaría despotricar contra Letralia, pibito? No te creas que porque es gratis y no es en papel es mala).

Rat dijo...

Así que, presentado mi caso brevemente, porque no tengo todo el tiempo para hacerlo… bueno, claro, es que, pibito, se me olvidó comentarte que, además de escritor y de estudiar letras, y de desayunarme todos los días pendejos ineptos como vos, tengo que trabajar y terminar mi carrera de Medicina, ¿comprendés? ¿Comprendés o no comprendés? Por eso no me puedo quedar todo el rato a jugar con tus bolas antes de suturártelas de la verga, neither to spank your ass.
Pero bueno, presentado mi caso de que en realidad lo único que perseguías era sacar rédito de mi comentario para hacer la feria de tu posición, porque ni siquiera tenés los güevos de aceptar que es así, y me salís con la pajeada de que querés añadir visiones disidentes o distintas, cuando en realidad te chupa un güevo lo que pienso (pero no tuviste las bolas de decirlo), y visto que a mí me chupa un güevo lo que pensás, pero no me gusta que se me suban al lomo, procederé a darte las pruebitas que querías, sólo un poquito, pibito, sólo la puntita, porque no quiero que te reviente el abceso. Ya lo ves, pibito, al contrario de lo que insinuás en tu comentario pop, y al contrario de lo que demuestras en plenitud tus escritos, no creo que la literatura sea un fenómeno lingüístico, que es como a vos te gusta ponerla, en cuatro patas, antes de encaramarte en el lomo y erigirte en texto, sino que creo que es una estructura formal, ¿comprendés, pibe? Estructura formal, como fácilmente podrías haber vislumbrado en mi relato “Topogenario”. Y te paso a comentar algo tan básico y tan viejo, y desde ya te aviso que me chupan un güevo tus comentarios al estilo “Estoy de acuerdo/No estoy de acuerdo”, que, por lo visto en tu blog, te encanta realizar, como decía, te paso a comentar algo tan básico y tan viejo, porque realmente me pregunté si de plano estabas alfabetizado. ¿Comprendés, pibito, lo de estructura formal? Vos que estudiaste filosofía y letras y no sé que vergas, y que te leés todo y aún así, a pesar de eso, escribís mierditas acerca del canon y tenés el desgüevo de mencionar a míster Bloom sin saber ni verga qué carajo estás diciendo, “tiende”, “tender”, “el centro del canon”, “la narrativa de mi generación”.

Rat dijo...

Bueno, pibito, como ya te expliqué perfectamente, carecés de la distancia histórica y analítica que te permita elementos propioceptivos adecuados. Y esto tiene todo que ver con la estructura formal que te estoy hablando. Y no tiene nada que ver con la literatura como fenómeno lingüístico, que es como a vos te gusta tratar gratuitamente, ¿lo ves? A eso me refería con unconstested, unchallenged, ¿comprendés? Porque si de verdad entendieses esto tan básico, y que seguramente te lo tendrían que haber puesto en la leche materna, no hubieses dicho toda la sarta de estupideces de tus comentarios posteriores, los que aparecen, ahora sí, en esta entrada. Por cierto, pibito, ey, pibito estúpido, la literatura no tiene que “sostenerse”, ¿comprendés? No necesitás palillos, perfecto idiota elemental, a lo sumo un DIU para no quedar embarazado por todos los textos leídos, y que no se conviertan en “intertextos”, a vos que te gustan tanto los intertextos, mirá, pibito, allí te puse tu palabra bonita que saqué de mi receta de narratología, allí te la puse sobre el plato para que hagás vos, con tu sapiencia, lo que quieras. Tomála, es toda tuya. Otra vez fenómeno lingüístico, pibe.
Pero bueno, como sé que no ibas a comprender lo del canon y lo del pop y lo de lo propioceptivo, lo sé porque sólo respondiste “No estoy de acuerdo” y “El comentario es inatendible”, y como sé que vos pensás que soy un rookie, recién llegado a este ring, como seguramente pensaste que nadie me ha noqueado y que no he gambeteado a su vez la alpargata de alguien (porque, pibito, yo no tengo ningún reparo en reconocer mis deudas y mis influencias, comprendés, pibito; a la obra del escritor que yo se la mamo, no tengo ningún problema en reconocerlo, ¿entendés?) tuve que agarrar uno de mis cuadernos de notas, como seguramente vos tendrás un montón también. Porque, es correcto, ya he sido noqueado muchas veces, y ya le lambeteé la alpargata a muchas obras hermosas de la literatura, y lo haré todas las veces que tenga que hacerlo. Pero no voy a permitir que un mocoso como vos se crea que me hará pagar derecho de piso, y mucho menos si resulta un cobarde al que le da miedo decir las cosas sin güevonadas, y que se esconde desde el “me gusta el pensamiento disidente”. A mí no me gusta el pensamiento disidente. Lo detesto. Pero, con tu papá Voltaire, defiendo a muerte el derecho del que lo anuncie.

Rat dijo...

Así que aquí traje mi pequeño y tonto cuadernito de notas, donde rescato algunas cosas de las boludeces que leo, tomé uno, agarré uno casi al azar, porque comprenderás que no me iba a poner a buscar el que más me cupiese al dedo. Además, para desvirgarte no hace falta poner tanto empeño. De todos modos, agarré el que quería, el que tiene el Maxipad que te voy a regalar. Y es el que me sirve y listo.
En esta pequeña partida de ajedrez que perdiste como un principiante, vamos a jugar the Queen’s Gambit Accepted, que es la estupidez que intentaste hacer. El Gambito de Dama Aceptado, ¿comprendés, pibito? Espero que sepas jugar ajedrez, y espero que seas bueno en ello. Lo que sé es que no lo demostraste en esta partida. Tu jugarreta de principiante, algo que haría cualquier Elo de 1500, te trajo a mis pies. Y mientras buscás en Wikipedia la fórmula del Elo (I’d be surprised if you even knew what the fuck Elo is), te paso a comentar, y a notificar, que jugamos 1.d4 d5 y 2.c5. Yo soy blancas y vos eras las negras. Mis dos movimientos iniciales fueron mis dos comentarios originales, los que publicaste en la entrada original que aquí en este match nos convoca (porque eso era lo que querías, ¿no, pibito? ¿Que “demostrásemos”? ¿No te querías medir la pija intelectual conmigo después que te puse el palo en la rueda? Seguramente que era lo que querías, de lo contrario no te hubieses calentado tanto con dos comentarios, dos movidas tan inofensivas como las que hice. Te paso a contar que un gambito es un sacrificio momentáneo de material a cambio de desarrollo e iniciativa, y que el material luego es devuelto. Vos tomaste mi peón en c5, hiciste 2…dxc5, esto es, publicaste mis dos pellejosos comentarios, pensando que te podrías quedar con mi peón, es decir, que no te respondería. Yo te respondí con 3.Cc3, esto es, con “Estas estrellas que condecoran el nombre de un autor, como se condecoran en mi tierra las botellas de vino, son de valor relativo”, de Fernando Alegría, en su “Breve historia de la novela hispanoamericana”. Perdón, pibito, tengo que corregirme: quise decir en SU prólogo de SU “Breve…”. Para vos que te gusta “pensar” acerca de los prólogos. Empecé por allí, entre las notas que estoy hojeando, para templarte un poco, porque me parece, pibito, que las etiquetas en las botellas de vino se te subieron a la cabeza. Vos respondiste una imbecilidad, 3…c6, pensando ya defender tu peón idiota en c5 de mi alfil en f1. Yo respondí inmediatamente 4.a4, esto es, “Yo no hablaba a través de nubes de opio”, de tu papá, Ellery Queen, en “El origen del mal”, una obra que te recomiendo consumas entre tus masturbaciones periódicas.

Rat dijo...

Como ya vi que estabas jeteando, porque respondiste 4…a6, supuestamente para hacer luego b5 y defenderte, paso directamente al tema que me interesa, que es la parte del canon. Hiciste 4…a6 porque sos necio, porque desde un principio fuiste lo suficientemente idiota y necio, y obcecado, puyando y puyando por medirme la pija intelectual. Y bueno, aquí la tenés, aquí vas a tener tu muestra. Yo hice 5.e3, “No sólo el ‘contexto’ determina el sentido de las producciones significativas, también éstas actúan sobre ese contexto, del mismo modo que no sólo los sujetos producen los discursos, sino que también son un producto de ellos”, y ésta es de tu papis Lozano y otros, en “Análisis del discurso”. ¿Comprendiste, pibito? Esto quiere decir, perfecto imbécil, que en base al contexto de las condiciones históricas de tu generación, y en base al sociolecto que rodean tus condiciones personales como escritor, sos un producto de tus escritos, ¿comprendiste? ¿Ahora sí te dan ganas de pensar el canon “posible” de tu generación, pedazo de anormal? Seguramente que todavía sí. Porque respondiste con tu estúpido 5…b5, que era muy predecible, esto es, con tu “Aqui (sic) se habla de un bosquejo de canon que seleccione y oriente determinadas obras dentro de un corpus acotado”, y además te diste el lujo, el desgüevo, de citar a Bloom, para luego añadir tu “Otro canon surgirá, según quien lo escriba y según quien ande por el campo de la narrativa”. Entonces, decidíte, perfecto anormal. O hablás de canon como lo estábamos entendiendo, de acuerdo a la entrada original, y de acuerdo a mis comentarios originarios, o te decidís por la pajeada de “bosquejo de canon [posible] que bla bla bla”. Me parece que reculaste con lo del canon. Viste que míster Bloom era verdaderamente pesado para tu imbécil pellejo de pollo, así que metiste el “oriente”. Pero como ya habías movido 5…b5, no podías echar marcha atrás. De todos modos, antes de mover mi jugada, te añadiré algo más. Mirá, pibito, te pongo una literaria, que a vos tanto te gustan, “son el grito interior de una crisis, de algo que abandonamos, de una piel que ya no nos disculpa”, de un cuento por lo demás normal, de José Lezama Lima, en “Cuentos”. ¿Entendiste, pibito?

Rat dijo...

El día que entiendas cómo se relaciona el papel de crisis que tu literatura debería ocupar en la historia de la literatura de tu país, el día que sientas, por un segundo, el alcance de un texto tuyo que te abandonó para independizarse, de una piel que ya no te disculpa más, el día que escribas un párrafo y que, sin ponerle firma, podamos identificar como parte de tu grito, ese día venís y me pegás una trompada y me ponés la alpargata en la boca para que te la lambetee y me decís ‘Aquí está tu canon’. ¿Comprendiste, pibito? Y ésta que te puse es literaria, como a vos te gusta. Ahora, antes de mover mi 6…axb5, te voy a poner una interesante, esto es, “Tal vez pueda señalarse los sesenta como el momento de culminación de una versión de la identidad uruguaya construida a principios de siglo, bajo el proyecto modernizador del ‘batllismo’, mientras que serían los ochenta –y el fin del período del gobierno dictatorial- los que señalan la búsqueda del inicio de una nueva versión, la que todavía se halla en construcción”, y ésta es de tu amiga Teresa Porzecanski, en “Nuevos imaginarios de la identidad uruguaya: neoindigenismo y ejemplaridad”, en “20 años de democracia”, editado por Caetano, en el 2005. 2005, pibito, ¿comprendiste? ¿Comprendiste, que según vos la narrativa de tu generación ya está madura? Y te añado ésta, pibito, “Estas novedosas formas de cambio cultural [acá ya está hablando más bien en general de lo que pasa en sociedades como la tuya, ¿comprendés?, no vaya a ser que te confundas con lo de neoindigenismo] afectan a la sociedad nacional toda, puesto que fabrican sistemas simbólicos alternativos en los que cuentan el prestigio, los ideales y las aspiraciones más profundas, que son planteados como modelos de “cómo se debe vivir” y “cómo se debe gozar” y generan actitudes miméticas respecto de diversas prácticas y comportamientos. Una problematización del concepto de ‘autenticidad’ está en juego en los estilos de vida que se expanden a través de la reproducción de modelos culturales globalizados. Pibe, ¿comprendiste el porqué de las comillas en autenticidad? Porque no te escuché una sola palabra de eso aquí. Solamente te escuché decir que el pop según Lagos el de los enlatados y el de los serios y el no sé qué, todo junto y sin comillas. ¿Comprendiste, pibe?

Rat dijo...

Para empezar a pensar un canon –ya sea de la forma de míster Bloom o de tu cobardía de “oriente” y “posible” necesitás empezar a pensar dónde radica tu autenticidad, ¿comprendés? Si no pensás la autenticidad de tu generación nunca vas a dar con el ideomito que reina entre ustedes, “tu” generación, o en todo caso si sucede que carecen de ideosito, ¿comprendiste? Seguramente estarás pensando en otra movida distinta para mi 6.axb5, pero la verdad es que tus respuestas demostraron que no has pensado nada en la autenticidad de la narrativa que te compete, ni que ocupar el centro de la actividad narrativa de tu generación te conlleva responsabilidades mayores que las de pajearte pensando cánones, ¿entendiste, pibito? ¿O hay que explicártelo de vuelta? Bueno, por si las dudas te voy a aportar más, como por ejemplo “Cuando se llega a sentir la influencia de la cultura universal, ya no hay influencias”, también de José Lezama Lima, aunque no sé el porqué no tengo el lugar exacto donde lo leí, después buscálo, a vos que te gusta leer. Sé que no te vas a contentar con nada de esto, porque “nuestro corazón es más rico que nuestras gramáticas”, de Juan José Saer, en “Tropisms”, de Natalie Sarraute, ups, perdón, quise decir en el prólogo de “Tropisms”. Por cierto, Saer tradujo este libro, si te interesa pensar más prólogos. Y ni qué hablar de “La novela es una búsqueda verbal de lo que espera ser escrito”, de tu amo Carlos Fuentes, en “Geografía de la novela”. ¿Ahora sí te dan ganas de disentir con que tu generación no está todavía madura como para pensarSE en canon? Una búsqueda verbal de lo que espera ser escrito. No es mucho de mi gusto, por lo que te dije del fenómeno lingüístico, y bueno, además de Fuentes qué se puede esperar, pero por lo menos muestra la punta del iceberg de lo que te quiero decir, pibito, ¿entendiste? “Lo que espera ser escrito” es algo que te es inaccesible verbalmente, reverendo pelotudo, sin embargo se está armando a través de las estructuras formales semióticas con las cuales entrás en contacto, SIN QUE VOS LO SEPAS, ¿entendiste, tetranormal? En el momento en que tomás consciencia de ello es que empezás a escribirlo, aunque aún no hayas escrito una sola palabra o siquiera enunciado una sola de sus sílabas. Sin embargo vos me querés hablar del “Oso de trapo” y de “Porrovideo”. Pibe, encará, pibe. Si hubieses tenido las bolas, y no la cobardía, de asediarme con elementos y razones de peso a lo que te dije en mis comentarios iniciales a esta entrada, en vez de cancelarlos con un “No estoy de acuerdo” o “Lea equis o ye y luego hablamos”, tal vez hubiésemos llegado a alguna parte.

Rat dijo...

Te comento que tu amigo Schutz publica con cierta regularidad en “Narrativas”, una revista de literatura en la cual yo también publico, con más asiduidad que él. En el último número, en el que me publicaron “Juego de mesa” (ey, ni te atrevas a leer “Juego de mesa”; me vería avergonzado de saber que “Narrativas” tiene lectores idiotas como vos), también le publicaron a él su gran relato “El club de los idealistas de los últimos días”, un título por demás difícil de hallar. Seguramente vos sos uno de los idiotas, y seguramente elegiste icosaedro, no lo sé, no supe distinguirte mientras atajaba mis bostezos leyéndolo. Pero no tuviste las bolas. No te tomaste tus grageas de anticobárdicos. Y en vez de eso te metiste a hablar de tu Canon Diet, porque eso es tu canon, una mierda Diet que toman los idiotas como vos entre masturbaciones. Fuiste “Demasiado ingenuo para concebir que a la verdad no le interesa la modestia”, de tu padre, tu verdadero padre, Robert Pinget, en “El arnés”. A mí no me molesta para nada tu falta de modestia, por cierto, ahora que sé que moverás 6…cxb5. Para nada. Yo también soy un cerdo sarcástico y ensimismado, ¿y qué? Pero como buen culito cagado, no te dio para colocar en mi plato razones de peso, sino que, como bien te mostré, me invitás a contar pollos en tu chacra. Y ésta de Pinget te la pongo para que veas cómo mierdas piensa un autor que, como buen hijo podrido del nouveau roman, y como perfecta víctima del objetivismo, vilipendiado en cada academia, tiene las bolas puestas. No como tu abuelo Bukowski, si es que pensabas alguna vez traerlo a la discusión del canon. Alguna vez, en alguna otra vida, o si hubieses jugado un tranquila 2…c6, me hubieses podido presentar un “Las fronteras simbólicas de una sociedad se comienzan a constituir […] como el horizonte de las acciones que se imputan interna y recíprocamente”, del sick bastard Jürgen Habermas, en “La reconstrucción…”, porque hubiese sido allí donde tu papel como escritor y como LECTOR de TU generación te hubiese llamado a un buen servicio. No sé cómo te pasaste por alto a Habermas, o a su pana Horkheimer, siendo vos tan lector y filósofo, probablemente no terminaste las primeras páginas de “Teoría comunicativa”, te lo entiendo, verdaderamente te lo entiendo. Pero me podrías haber puesto un “muevo en la sombra el fruto que no he sabido dar”, de Carlos Pellicer, en “Aria de Fuego”. Yo allí te hubiese permitido tu espacio y me hubiese retirado tranquilo a mi caverna, con mi rabo entre las patas, y tu canon metido en mis alpargatas, molestándome.

Rat dijo...

Y lo comprendería. Porque sé que “los ojos no ven lo exterior, sino que se ensimisman”, de tu master Jota Erre, Juan Ramón Jiménez, en “Poesía y literatura”, dentro de “El trabajo gustoso”, ¿comprendés, pibito? ¿Entendés cómo encaja todo esto en tu pop y en tu canon? ¿O todavía no asumiste que 6…cxb5 no sirve, que es una movida de principiante? Vos, que tanto has leído y publicado y ganado. Pero no. No quisiste decirme un Mirá, Topogenario, maldito imbécil (porque además tuviste tanto resquemor en insultarme de entrada, sos un cagón de mierda, si alguien en mi blog me viene con las pajitas con que yo me fui en el suyo, primero le respondo bien, largo y tendido, y después lo cago a puteadas allí mismo, para que no vuelva nunca más; vos no, vos mariposeaste con tu “Que te vaya bien” y un “Un blog es no sé qué verga subjetiva”; pibe, si vas a ser escritor y vas a tener un blog, tenés que tener güevos, o comprarlos en la feria de Tristán Narvaja, ¿comprendés?), en realidad estamos llenos de preconstrucciones, y hasta que cabalmente comprendamos, como generación narrativa, la matriz que nos uniforma, es decir, el ideomito, la porción de la torta del sociolecto que nos compete (y sobre la cual es la poca en la que podemos influir y ser influidos), si es que existe, hasta entonces no podremos verdaderamente encarar un canon, ¿comprendés, maldito Topogenario güevón? Si me hubieses respondido así, pibito, te hubiese pedido un autógrafo. Pero como sos un cagón, y nada más te limitaste a un name-calling y a un “estás en desventaja” en literatura uruguaya, que por otro lado no tenés ni la más pálida idea de lo que leí o dejé de leer (y todavía te mandás la güevonada de opinar desde “Topogenario”), tengo que darte tu “¿Puede el lenguaje, en definitiva, expresar con precisión las sensaciones verdaderas? La experiencia me demuestra que, cuanto más me esfuerzo por agotar las posibilidades expresivas del lenguaje, más me alejo de ellas”, de tu papá Gao, pibito. Encontrálo en “En torno a la literatura”. Tu papá Gao Xingjian, que yo lo detesto, así como tantos millones de chinos que no saben jugar ajedrez, pobre Gao, todo mundo lo detesta. Pero tiene cosas como éstas. Y como ésta otra, a vos que no te gusta tus palomitas de maíz, ni que te las restrieguen en la cara, “el vivir sin ‘ismos’ es sólo, a lo sumo, un hablar sin resultados”. Ni siquiera tenés los güevos de reconocer el abrevadero de donde bebés tu agüita de coco. Reconócelo, cabrón, y dejáte de güevonadas, que parecés la vergüenza de los real visceralistas.

Rat dijo...

Hasta un pibe caquita, como Ulises Lima, se hubiese avergonzado de tenerte en sus filas, ya ni digamos de un Jorge Varlotta, ey, el día que logres ser por lo menos el esputo de Levrero, arrimá un grito, que quiero verlo. Juro que lo compro. Pero no, pibito, estás perdido. Si el futuro de la literatura uruguaya pasa por vos, este país está jodido. Naturalmente, contra tu papi Gao me hubieses podido responder con el mismo Gao, quizá un “Lo importante es que el individuo tenga su propio juicio y no quiera demostrar su acierto, pues si todo en la vida ha de ser demostrado, de nada vale vivir, ni hay modo de seguir viviendo”. Si vos, en vez de quererme medirme la pija intelectual, en vez de pedirme un catálogo de lecturas, simplemente me lanzás este arponazo, yo me callo, me retiro, doblo mi rey y empiezo a jugar chinese checkers. Yo, quizá neciamente, lo sé, neciamente, y me lo hubieses podido reprochar, te hubiese mostrado mi “La acción desde el interior de una consciencia activa niega por principio la independencia valorativa de todo lo dado, existente, habido, concluido, destruye el presente del objeto en aras de su futuro anticipado desde adentro. El mundo de la acción es el mundo del futuro anticipado”, de mi carnal Mikhail Bajtin, tan viejo el pobre y tan vigente. Pibito, ¿entendiste? ¿Entendiste “desde adentro”? Vos que estás adentro de la narrativa de tu generación, ¿entendés lo que quiere decir futuro anticipado? No tenés ni la más pálida idea de lo que juega el canon en tu generación narrativa, no podés identificar sus nudos de autenticidad y hoyos negros, sino que te ponés a ver vergas que, en el fondo, apenas pernean tu idea de literatura como fenómeno lingüístico. A vos te faltaría una temporada con Martin Esslin, cabeza de polla, a lo mejor entendés un poco cómo mierdas se tejieron las condiciones de posguerra europea, y qué mierdas quiere decir de verdad ESTAR VACÍO y estar URGIDO de autenticidad, de identidad unívoca narrativa, esto es, un nicho donde pueda aletear sus pequeños e insufribles tormentos, que son los que al final amamantarán las obras canónicas. Y no tu puré de cerebro, pibito. Además, te añado, ya que me hubieses retrucado con Gao para callarme, “Pero el hombre vive inmerso en toda suerte de ilusiones vanas, y quizá la consciencia de sí mismo sea una de ellas”, del mismo “En torno a la literatura”. No, claro, vos lo único que hiciste en toda esta discusión en verte la polla, y loquear como esquirla, “tenía[s] una mano muy apretada contra la mesa y parecía comparar la longitud de sus dedos”, ésta es de tu ídolo halterofílico, Franz Kafka, de “El proceso”, escritor que por otro lado amo, así que mucho cuidado con lo que decís.

Rat dijo...

Pero tu Canon Diet no soporta esto, así que dejá de medirte los dedos, güevón, y ponéte en fila. Seguramente estás urgido de madurar, ¿no? Ya querés estar maduro para producir obritas buenas, lo apuesto. Pero sabés qué, reverendo idiota, estar inmaduro puede ser lo mejor que te puede pasar como escritor, en vez de alardear pajerías por allí, ya que “No decimos que el escritor retorna al origen del lenguaje, sino que el lenguaje es el origen para él”, sí, ya lo sé, de Roland Barthes, en “El susurro del lenguaje”. No quería traer aquí a Barthes, porque me parece trillado y cursi. A mí me gusta trillar el vino de lo cursi, por eso te puse mi oración Cavallo-“Porrovideo”-Bloom-en-una-misma-oración type of play. Traigo aquí a Barthes porque me apareció en el pequeño y tonto cuadernito de notas que extraje de mi archivo. Demás está decir que “En efecto, toda la información necesaria para la elaboración, en un nivel profundo, de la macroestructura de un texto objeto cualquiera está contenida, básicamente, en los niveles cotextual y contextual del ámbito textual en el que aquél es producido”, de tu abuelo Francisco Chico Rico, en “Pragmática y construcción literaria”, ¿comprendés, pibito? ¿Comprendés ahora lo que quiere decir ‘elementos propioceptivos’, pedazo de cabrón? Quiere decir que, aunque te vuelvas Mandrake himself, te es imposible avistar el horizonte que te medirá. Podés ensayar un horizonte falso, como muchos tecnócratas literarios les encanta hacer de sus cantos de ducha, pero quedan en eso, en horizontes falsos y duros como el horizonte de “The Truman Show”, no podés ver más allá de él hasta que hayas salido de ese pequeño mundo. ¿Comprendés, pibito? ¿O todavía tenés ganas se seguir aduciendo “capacidad” y “elementos” analíticos o propioceptivos para observar tu generación? Oh, no me malinterpretes con un “Esto no es una cuestión de arte (por parte del narrador) [los paréntesis son originarios de tu papi que vas a leer a continuación], es una cuestión de estructura: en el orden del discurso, lo que aparece notado es, por definición, notable”, como dije, de Roland Barthes, nada más que de “La aventura semiológica”. ¿Comprendiste, pibito? ¿O ya lo sabías? Oh, claro, ya lo sabías, como bien mostrás en tus comentarios, sí, sí. Claro. Bueno, intentaré abreviar un poco nuestra partida, para que no parezcamos que somos como las dos mujeres, que “hablaban de amor y se mordían de odio”, del idiota y estúpido de Milan Kundera, en “La inmortalidad”, un libro por lo demás inútil y prescindible.

Rat dijo...

Además ya debés de tener hambre, de tanta bardeada que te di en el culo, se te ve en la cara, el hambre, en serio, pibito, “Vete a almorzar, que ya las tripas te lloran en la cara”, lo dijo tu master Augusto Roa Bastos, en “Yo el Supremo”, obra que ya leíste, naturalmente. Pero bueno, como ya me tenés harto te voy dejando con una para tu prologuismo, ya famosa y trillada como el vino del que escancio mis gomas, “La escritura no es la verdad del autor, es la verdad del lenguaje”, de tu pibe Barthes, algo tan básico y genérico que cualquier escritor sabe y conoce a la perfección, ¿comprendiste, pibito, cómo encaja esto con tu canon y la “narrativa de tu generación”? Esto está en el prólogo que se hizo de una compilación de textos académicos de Barthes, no tengo el volumen exacto ahorita. Espero que vuelvas a pensar dos veces antes de abrir la trompa para “pensar” acerca de esto o de aquello de los prólogos. Ese prólogo vale más que tus cien habladurías con respecto de tus dudas. ¿Qué? ¿Me vas a retrucar con Achugar? ¿No me vas a presentar tu balsa y con la medusa y todo? Achugar es un tipo bien, debe ser respetado. Espero estés contento con que haya prologado la edición de Trilce, yo estaría contento. Pero no avergonzado, como un cagón como vos, que por temor a sonar orgulloso no tiene los güevos de creérsela si es que tiene con qué creérsela, no, en vez de eso me preguntás tu “¿Leíste tal cosa? ¿Leíste tal otra?”. Y eso que apenas tangencialmente toqué tu pop, pibe. Tu pop que tanto te encanta consumir y enlatar en tu Canon Diet que ya estás pensando incorporar, con absoluta naturalidad, en tus Obras Completas.

Rat dijo...

Por último, ya que veo que estás hecho un guiñapo, no te agüeves, maje. Que en buen nicaragüense es, no te aflijas, no te pongas mal, “Para todos nosotros caerá la noche y llegará la diligencia”, de Fernando Pessoa, en O Livro do Desassossego. Sé que pensás que soy un idiota, está bien, pensálo. Me parece bien. Decís que soy una hormiga, me parece perfecto, porque lo soy, pibito, ¿no entendés eso? ¿No entendés que no me vienen en prenda tus mariconerías? Yo “no creo en el paisaje”, ibidem anterior. Solamente te digo que luego de 6…cxb5, te hago 7.Cxb5, y como vas a tomar con 7…axb5, perdés el cambio, la iniciativa, el desarrollo, cualquier cosa, maje. Algo tan elemental y principiante como una estúpida celada de Queen’s Gambit Accepted… shhh. Y allí estás, listo para jugar de nuevo.
Pero bueno, ahora sí te tengo que dejar. Te aviso que nunca más voy a regresar en la puta vida a este barro con mierda que tenés de blog. Así que tus respuestas no las voy a poder ver, qué lástima. Pero bueno… podés destrozarme con tus contertulios, o me podés visitar en mi blog, aunque no vas a poder dejar comentarios, porque los comentarios de blog no me interesan: si tenés algo que decirme, pibito, si algo te sale de la cabeza, cabrón, me lo podés enviar a mi dirección, aquí, mirá, princesa: topogenario@gmail.com. Y bueno, si algún día de tu vida llegás a escribir algo mejor que mi “Film” dejámelo saber que, en verdad te digo, no tengo ningún reparo, pero en verdad, eh, ningún absoluto reparo en reconocer cuando algo está bien escrito. Cuand algo es bello, yo carezco de importancia, y simplemente me convierto en elemento de ese texto. Dejo de ser yo. Todo esto último, no lo sé, lo hice yo solito, y creo que me hernié, obvio. Debo habérselo plagiado a alguien, ya me enteraré después. Por cierto, decíle a tus cerezas que “no hay peligro en el arte moderno que la falta de peligro”, de un enfermo como Theodor Adorno, en “Teoría estética”. Leélo, que está bueno. ¿Ahora sí quedo bien en tu pijómetro intelectual? ¿Ahora sí es una mierda lo escribo, pibe?

Rat dijo...

Te voy a dejar una última, pibito, que me encanta, me fascina. Es una de las cosas más maravillosas que he escuchado. De tipos como estos [como el que te voy a presentar] es que uno se quiere. Te lo dejo como tampón en el orto, para que no se evidencie tu sangrado, te lo dejo como Maxipad, ésta por Jules Winfield, ya que por supuesto que viste “Pulp Fiction” muchas más veces que yo, bueno, y como vos sos tan pulp, in The Bonnie Situation, cuando ambos están en el baño de Jimmy, Vincent Vega se limpia en una toalla y la deja como “no goddamn Maxipad”, revisála, que está buena. Poné atención: “Aprender a escribir es entrar en la escuela de la humildad. Ya habrá tiempo después para jugar al autor”. De tu amor, Robert Pinget. ¿Comprendiste, pibito? Así está tu Canon Diet, mamón.

Rat dijo...

Ps: Can I start thinking in English again, motherfucker?? Fucking asshole.

Rat dijo...

Ps2: casi se me olvida: Long live Julio Inverso!!