Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

martes, 28 de julio de 2009

dos libros

Siguen las crónicas desde mi hibernación y lectura compulsiva. Van dos novelas:
1.Rant, de Chuck Palahniuk. Es el primer libro de este autor que leo, aunque había difrutado mucho con la peli El club de la pelea, hasta el punto de bajarme la novela en que se basó y empezar a leerla en inglés. La dejé no porque no me gustara sino porque en general detesto leer de la PC; espero conseguirla pronto, junto a Asfixia, Fantasmas y otros títulos de Chuck, que me resultó un escritor más que interesante. En Rant hay varios, muchos libros, entre ellos dos novelas de ciencia ficción: una ucronía en la que el mundo se ha dividido en habitantes diurnos y nocturnos, separados por toques de queda, y una trama de viajes en el tiempo con paradojas resueltas apelando a la hipótesis de los múltiples mundos. También hay una novela de catástrofes mezclada con una parodia de J.G.Ballard: los "choquejuerguistas" son una tribu urbana que se dedica a recorrer las calles en auto chocandose entre ellos siguiendo ciertas reglas deportivas; este grupo, a la vez, está vinculado a la "catástrofe", una terrible epidemia de rabia originada por Rant Casey, el protagonista. ¿Se está volviendo muy confuso? Es que, como dije, el libro de Palahniuk es en realidad un montón de novelas sabiamente tejidas entre sí. Que incluso se contradicen mutuamente, en apariencia se cancelan, se anulan. Otra de ciencia ficción: en esta realidad alternativa existe la tecnología (me recordó a la pelicula Strange days) necesaria para grabar el flujo de información de los sentidos, que será luego reproducido como un CD o película por otro usuario, que a su vez puede reprocesar la grabación a través de su subjetividad (incluso se puede hacer con animales, son genieles las consecuencias que deriva el autor de esta tecnología en relación al porno) y generar otra versión y asi sucesivamente. Todas las tramas están conectadas entre sí a través de una narración reconstruida de varias fuentes, como una forma hecha explosión de Los detectives salvajes, derivadas de entrevistas a los personajes. Palahniuk adora repugnar y apelar a lo escatológico y lo políticamente incorrecto; por momentos asusta pero en general lo que me pareció más sobresaliente es una imaginación deslumbrante y un gran sentido del humor. Rodrigo Fresán lo ha comparado a una versión para las masas de J.G.Ballard; más allá del ingenio de esta afirmación -que puede ser cierta; los parecidos de Rant con Crash y las otras novelas de la Trilogía urbana Ballardiana están clarísimos-, hay una veta humorística en Palahniuk que no siempre aparece en el gran James Graham, Crom lo tenga en la gloria y nos envíe novelas nuevas a través de algun medium (y yo levanto la mano ansiosamente, pero oh, no soy digno). Quizá eso lo haga más atractivo a las masas, claro. A mí me gustó mucho, y voy a seguir a este autor.
2.La invención de la soledad, de Paul Auster. Es un lindo libro, muy Beckettiano, como si fuera una versión reprocesada (al estilo de la tecnología que se menciona en Rant) de Molloy, con sus dos partes bien diferenciadas. La segunda de las nouvelles que componen el libro es un largo monólogo lleno de referencias literarias, y me sorprendió -no conozco bien la biografía del tipo- descubrir que Auster siente una gran predilección por la poesía francesa, especialmente Mallarmé. Aunque he leído una gran parte de su obra no puedo decir que todo me haya impactado del mismo modo, aunque tampoco me gusta esa onda de rechazarlo porque sí o porque vende o porque estuvo de moda o porque lo leen las señoras bien en sus talleres literarios (razones más que suficientes en otros casos, la verdad sea dicha). La trilogía de New York, El país de las últimas cosas, La música del azar y Leviatán (quizá también El palacio de la luna) me parecieron siempre muy buenas novelas. Ahora sumaría La invención de la soledad. Pero está claro para cualquiera que Auster escribe demasiado. Es posible que, a su manera, esté infectado de benedettismo. Su última novela, Un hombre en la oscuridad, estaría mucho mejor si hubiese cargado las tintas en la parte especulativa de la trama, y menos en la consabida "austeriana". Viajes por el scriptorium, la anterior, es más bien floja, pero se salva por -una vez más- su importante carga Beckettiana. El año pasado, en una reseña, escribí que Auster es una versión de Beckett más amigable con el usuario. Supongo que Fresán dice lo mismo de Palahniuk en relación a Ballard; en cualquier caso, si tuviera o tuviéramos razón, ambas versiones son válidas y atendibles en sí mismas. Una vez más, Auster debería escribir un poco menos y concentrarse más. Cuando quiere, puede. Es una pena que haya dicho esa tontería sobre Borges y la "falta de vida" de su literatura; lo peor es que en rigor no le creo. Es una afirmación tramada como pose, estoy seguro. Lo habrá dicho para agradar quien sabe a quién, a algun tonto al estilo de "ah, pero Borges era terrible fascista". En fin, ellos se lo pierden.

No hay comentarios: