Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

sábado, 1 de agosto de 2009

tres cuadros de Vermeer de Delft

Vista de Delft

cierta luz
agita apenas el tiempo
a escala
sobre sus ladrillos

el crepúsculo
lazado a la pared
ahuecado
se vuelve esta eternidad
amarilla
o su discreto modelo
del arte
o de un mapa

alguien verá aquí
la felicidad de la piedra
o del alma
en brazos del silencio
y del agua
muerta
del canal



El astrónomo


apenas esa luz
encenderá el globo
o las páginas del libro

porque aquí sólo hay silencio
y el tacto del paño o la madera

nunca sabrás

deberás buscar en los mapas
o en los libros
lo que no te dicen las estrellas



El geógrafo

este resplandor me encandila
como si hubiese horadado
con mi compás
la delgada piel de la verdad

o será apenas el reflejo
del mundo riendo
sobre mis mapas

7 comentarios:

Nadna dijo...

Necesito una lectura más tranquila... pero si quieres otra visión paralela de tu primer poema: http://fugartesinmas.blogspot.com/search/label/Vermeer%20y%20el%20tiempo%20perdido

Volveré.

Ramiro Sanchiz dijo...

Sí, en realidad hace años que me viene dando vueltas por la cabeza la lectura que hace Bergotte, el escritor personaje de Proust, del cuadro de Vermeer. En el poema pensaba nombrarlo, pero luego pensé que incluir nombres cambiaría drásticamente el tono del poema, y lo dejé así.

Archiduque de Applecore dijo...

No sabía que escribías poemas. Quedo gratamente sorprendido...

Abrazo!
A.A

Ramiro Sanchiz dijo...

Archi: Los poemas salen a veces, muy esporádicamente, tanto que me resulta muy claro que no soy un poeta. Estos sobre Vermeer estuve tentado a atribuírselos a Federico Stahl, el narrador y protagonista de las novelas que tengo terminadas. Él sí es poeta, yo me limito a copiarlo.
De todas formas, si te interesa el tema, hay un libro que se llama "plata caribe", editado por Rafael Courtoisie, que recopila poesía uruguaya y dominicana; ahi publiqué una serie llamada "retratos", de los cuales uno incluso lo subí al blog hace tiempo. No me acuerdo el título de la entrada, pero me parece que si los listás por "poesía" te aparecen.
Me alegra que te gustaran estos tres que subí.

Ramiro Sanchiz dijo...

Me quedé pensando. Debe haber mecanismos que hacen que por momentos a uno le surja un cuento, o meterse con una novela, o escribir poemas. Si me preguntás en que forma me muevo más cómodo (o más ingenuamente seguro) te diría que en la nouvelle.

marillion dijo...

A mí me da que esos mecanismos de los que hablas son incomprensibles para el ser humano. La poesía es una ingrata conmigo, y sólo le hago caso cuando nadie me ve; las otras formas, cuando salen, salen como les da la gana. O quizá sea que soy un tipo desordenado, simplemente.

Ramiro Sanchiz dijo...

Txabi: Sí, es bastante complicado. Pero quizá sea más fácil que a uno se le ocurra un poema viendo un cuadro de Vermeer que un cuento. ¿O no? Lo único que puedo decir es que esta vez conmigo funcionó así. Pero puedo imaginar lo contrario.