Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

viernes, 2 de octubre de 2009

ciencia ficción uruguaya (6 puntos para un posible manifiesto)

Anoche, en la Feria del Libro de San José, Pedro Peña, Rodolfo Santullo y yo tramamos una suerte de mesa redonda sobre la ciencia ficción uruguaya, precedida por una breve ponencia (a cargo de los tres) sobre la historia del género, a nivel internacional -aunque en rigor sólo hablamos de la corriente anglosajona- y también local. Surgieron algunos temas a debatir, como por ejemplo el lugar que tomaría "Eldor", el libro de Pedro, en el contexto de la CF y, además, en el de la literatura nacional. Terminada la mesa, Santullo y yo nos quedamos un rato conversando (y cenando, cortesia de los organizadores de la Feria) sobre, entre otras cosas, la historia de la CF y el comic nacional y, sumado a lo dicho en la mesa, terminé sacando algunos puntos en claro, que aportarían a un posible manifiesto que descarte obviedades al estilo de "creemos en la CF como forma literaria con posibilidades, bla bla bla".
Primero, sigue pareciendo una tendencia clara que cuanto menos "combativa" o "militante" es la adhesión a la CF de un determinado escritor, más presencia tendrá en el mundillo de la literatura o la cultura en general. En general, la gente de este ambiente sigue estando bastante desinformada en cuanto a la variedad conceptual y literaria de la ciencia ficción; además, los escritores "nuevos" que entran al género no lo hacen desde la postura típica de los 80 y 90, que era definirse claramente como "escritor de CF". Un ejemplo claro de esto es Natalia Mardero.
Segundo, hay que narrar la historia de la CF uruguaya, una verdadera tragicomedia o, mejor, una mina de oro de humor a la Woody Allen o incluso los hermanos Marx, llena de malentendidos, absurdos y pequeños momentos brillantes. Por ejemplo: en 1997 planeamos una convención y obtuvimos dinero a través del INJU. Esa cantidad hubiese servido para una reunión decente, con gente de Bs As, venta de libros, ponencias y debates; sin embargo, se optó por intentar mejorarla, ampliarla (llegando a mencionar tonterías como un enlace via Internet con Arthur C. Clarke), y para ello se contrató a un organizador o promotor que terminó gastando parte del dinero en cenas con "personalidades" como Emil Montgomery (!). La otra parte "desapareció misteriosamente", como diría el Jefe Gorgory.
Tercero, es posible -y deseable- una vez más el intento de elaborar una buena revista de CF y fantasía, que haya aprendido de los errores de las que la precedieron. Una revista-libro, con ficción de autores locales, un buen artículo por número, reseñas de cine, libros y música, una sección de historieta y mucha depuración de actitudes cuasiadolescentes (al estilo "NO PUBLICAMOS POESÍA") que fueron la tónica de las revistas anteriores -ver punto siguiente.
Cuarto, el ambiente literario nacional ha cambiado drásticamente desde la época de las revistas "históricas" de CF nacional -Diaspar, por ejemplo. Durante los años 80 y 90 tenía sentido dar la espalda a la cultura oficial y apostar a una literatura under a través de fanzines (como Trantor) o semiprozines (como Diaspar); ahora, pasando los dosmiles, el panorama ha cambiado tanto que no tiene verdadero sentido una reacción contra una línea oficial (porque esta línea ya está desdibujada o pertenece al apsado), ni tampoco contra una línea emergente, en gran medida porque no hay una línea única y las que se reconocen vagamente no marcan (de hecho hasta son compatibles con ella) un verdedero rechazo (como si ocurría en los 80 y 90) a lo fantástico o la CF. Paranoias aparte, no tiene sentido apuntar a "enemigos" que no existen.
Quinto, la CF podría seguir el ejemplo del comic nacional, que a partir del 99 ha constatado que los proyectos de autoedición o los amparados por instancias al estilo Fondos Concursables tienen posibilidades claras y concretas de desarrollo.
Sexto, sigo pensando que la mejor novela de CF uruguaya es Interludio interlunio de Ercole Lissardi y que el mejor escritor de CF local es Roberto Bayeto. Me explicaré en cuanto al último punto. Bayeto (quien sigue arrastrando -y también buscándose- su fama de "demente") es un escritor con importantes problemas de puntuación, construcción y ritmo (basta ver su blog para comprobarlo), sin mayor conciencia del lenguaje o oído para la prosa en español (sus textos suenan en general a malas traducciones del inglés, seguramente porque su formación como escritor ha excluído literatura en su propio idioma), capaz de construir climas increíbles y dotado de una imaginación portentosa, un sentido del humor único, una conciencia del género al que se inscribe comparable a la de muchos maestros anglosajones (un Orson Scott Card, por ejemplo, o un John Varley), un espléndido arsenal de prejuicios anquilosados y muy poca o ninguna voluntad de renovarse, refugiado a su pesar en su blog monetizado. Los interesados harían bien en leer En la tierra donde viven los dragones y los cuentos "Cuando la bestia llega" (Diaspar #2), "La muñeca de Marte" (Diaspar #3), "El mercado de las sombras" (publicado en BEM online), y en menor medida "Hackers" (publicado en Axxón) y "Monstruos" (Publicado en Días extraños #1). Ni Peña ni Mardero ni yo (ni Pablo Dobrinin o algun otro autor que ahora no recuerde) podemos presentar un corpus de obras tan numeroso y variado como el de Bayeto; en parte porque ni Peña ni yo escribimos "sólo" CF. En cuanto a Dobrinin, tendría que leer más sus escritos recientes, pero está claro que si muriera repentinamente Bayeto (hecho no muy probable, salvo que a través de la TV emitieran rayos asesinos dirigidos especialmente a sus ojos) el único escritor "combativo" del género sería Pablo, que, por otro lado, modula apreciablemente su CF a registros más intermedios entre la CF y la fantasía o incluso lo fantástico.

4 comentarios:

Víctor Raggio dijo...

Muy bueno! Hay algunos autores uruguayos "nuevos" que mencionás y no conozco (los solucionaré) pero en general de acuerdo. los comentarios sobre los enemigos que no exiten (con pequeños matices, porque los enemigos siempre existen) y sobre Bayeto, son acertadísimos. Espero que aquel los tome como la crítica constructiva que son.
abrazo
V

Ramiro Sanchiz dijo...

Victor, tenés razón en que siempre hay enemigos; quizá debí decir que "esos" enemigos "ya" no existen. En cuanto a Bayeto, creo que cae por este blog muy érraticamente, por lo que no sé si habrá leído esta nota. Tampoco sé cómo se estará tomando las críticas, o al menos si distingue entre constructivas o destructivas.

Telemías dijo...

Muy claro en panorama. Veré si leo a Bayeto, que con todo esto ya se va a transformar en "de culto".

saludos

Ramiro Sanchiz dijo...

Posiblemente a eso tienda Bayeto, es verdad.