Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

viernes, 9 de octubre de 2009

escritores en desencuentro

Esta semana se celebró el encuentro nacional de escritores, en el que participé junto a gente como Gabriel Peveroni, Rodolfo Santullo, Damián Gonzalez Bertolino, Pedro Peña, Pablo Trochón, Martín Bentancor, Leonardo Cabrera, Inés Bortagaray, Jorge Alfonso, Andrés Ressia y Dani Umpi. La mesa redonda que me tocó estaba dedicada al tema de las generaciones y las "fronteras de lo literario", que a lo largo de las participaciones fueron entendidos en el sentido más físico, trayendo al diálogo la separación entre Montevideo y el interior, y no tanto otras posibilidades del tema como ser la demarcación variable e histórica entre lo literario y lo metaliterario (que era, de hecho, por donde yo asumía que iba a ir la discusión). El evento estaba organizado de manera que cada participante expusiese sus ideas, usando no más de siete u ocho minutos, para, tras la última exposición, abrir la posibilidad de diálogo con el público. Este sistema no hacía fácil el intercambio entre los panelistas, de modo que, en general, no hubo verdadero "debate", lo cual podría pensarse -según señaló, probablemente no de la mejor manera- el escritor Carlos María Dominguez, otro de los integrantes de la mesa de "Generaciones". Quizá otro tópico en el que se hizo énfasis fue el de la presencia -¿vigencia, influencia?- de la generación del 45 (introducido, como era de esperarse, por Carlos Maggi), especialmente de Juan Carlos Onetti, quien, desde la caricatura que ganó el reciente concurso de La Diaria, parecía presidir el encuentro con cierta mirada desencantada o poco auspiciosa. Mi participación se limitó a señalar las diferencias entre una posible generación a la que pertenezco (la de los autores emergentes, digamos, que empezaron a publicar de un modo visible o notorio no antes del 2002) y la inmediatamente anterior, que abarcaría los 90 y parte de los 80, atendiendo a nuevas prácticas que cuestionan el concepto clásico de "publicación".
El jueves al mediodía se habló de narrativa joven, en una mesa que se extendió demasiado -a mi entender- en temas que, si bien puede pensarse que merecen atención, quizá el mejor lugar para trabajarlos no fuese esa mesa en particular, preguntándose una y otra vez sobre si los jóvenes leen y cual es, por lo tanto, el "futuro" de la literatura. Santullo y Bortagaray (más Pedro Peña desde el público) hicieron una apuesta por la respuesta afirmativa, mientras que, con la excepción de Andrés Ressia, Jorge Alfonso y Dani Umpi, que matizaron su respuesta de maneras bastante diferentes, el resto de la mesa tendió a dar por sentado, en tono apocalíptico, ese tan repetido jingle de "los jóvenes no leen". Tratar ese asunto, creo, fue una gran pérdida de tiempo. No es que haya concurrido a este evento con el ingenuo optimismo de pensar que podríamos llegar a ciertas conclusiones o trabar acuerdos o armar una generación en plan combativo, programático y autoconciente, sino porque estando presentes tantos "autores jóvenes" (o "nuevos" o "emergentes") podríamos al menos haber hablado de temas que nos preocupasen en verdad, y no tomar la posta de generaciones quizá perimidas cuyas preocupaciones, por causas políticas (o políticamente correctas) o por no otra razón que no tener de verdad nada para decir -o para pensar-, como me pareció que fue el caso de Hugo Burel (sea por falta de interés o por una decisión conciente y planificada), no son necesariamente las nuestras, o lo son tangencialmente y en segundo plano frente a otros debates posibles. Es obvio que cada no de nosotros siente preocupaciones diferentes, singulares, pero estoy seguro que podríamos haber elegido tres o cuatro tópicos que estemos de acuerdo en considerar relevantes, en mayor o menor medida.
Terminado el encuentro, pasados los aplausos y los lloriqueos en plan "recorrí 500 quilómetros para que al final no me dieran la palabra", esta sería mi lista de temas a tratar:
1) La posición de los escritores emergentes ante el discurso "oficial" de la literatura uruguaya
2) La existencia -o no- de tal discurso, de una "literatura uruguaya", de una tradición literaria uruguaya, y de qué manera las líneas pasibles de ser trazadas enlazan (sea por el gesto voluntario de inscribirse o por una imposición a posteriori de la crítica) o eluden a la variada producción emergente
3) Las condiciones de legibilidad que enfrentan los textos emergentes
4) Los posibles cambios en el concepto de "publicación", a través de medios clásicos como los fanzines (online o en papel), los libros artesanales y las plaquetas, o también medios "nuevos" como los blogs
5) La actitud ante el perstigio (si existe tal cosa) de la figura del escritor: el escritor como ser que "conforma" a un cierto público en lugar de desafiarlo
6) La existencia -o no- de una clásica (Hugo Achugar dixit) actitud uruguaya ante la crítica, ante el debate, ante la polémica, teniendo en cuenta nuevos espacios de opinión
7) El estatus en la producción emergente de la dramaturgia, la historieta, lo fantástico, el guión cinematográfico o televisivo
8) El mercado editorial nacional y transnacional, los contratos de edición, las condiciones de edición, los concursos, la atención de los medios de prensa
Espero sugerencias.

3 comentarios:

sorjuana dijo...

Sí, me parece que es de sentido común (bah: de no hacer las cosas sin la menor planificación, digamos, sino con ganas de llegar a alguna conclusión, así sea que no se está de acuerdo en nada o que no existe tal generación) plantearse un programa, un número razonable y acotado de problemas a explorar, y, antes que nada, si tales problemas realmente existen o no.
Por eso ni me aparezco por semejantes eventos, congresos y debates literarios. Será que estoy demasiado vieja y desengañada, aunque no recuerdo, en verdad, cuándo fue que estuve engañada con estas cosas. Igual me gusta leer un reporte con la visión de alguien inteligente, así que gracias. Saludos.

fernanda dijo...

Yo no estuve en el encuentro, pero me habría resultado muy difícil dar un discurso sobre un tema tan amplio y esquivo como "Generaciones". Preferiría una dinámica de charla, de interacción entre las personas que están en la mesa. Por supuesto, nunca estuve en una mesa, y no estoy segura de poder decir nada interesante en una, porque no me expreso bien al hablar. Necesito más tiempo para reflexionar sobre las cosas.

Por otra parte, el tema de los jóvenes que no leen, es absurdo, ya que el término "joven" es indefinible. Meter a todos los jóvenes en la misma bolsa es imposible, así que siempre habrá quien se interese por una cosa o por otra, en mayor o menor medida. El problema es qué leen. Porque cada vez hay más libros editados y más porquería pululando por ahí y es muy difícil discriminar entre lo bueno y lo malo. Aun así, ni siquiera eso es estrictamente de nuestra incumbencia, porque no manejamos el mercado editorial.

No sé, sinceramente, sobre qué me gustaría hablar en un encuentro así. Sobre la verdad, supongo. La verdad desde la que escribe cada uno. ¿Por qué da la sensación de que unos cuantos escritores están más interesados en publicar libros como chorizo que en escribir algo bueno? ¿Dónde está el respeto al lector, la honestidad para con uno mismo?

Gracias por el resumen ;)

F

Anónimo dijo...

Les mando a los que recuerdo que participaron. Si hay alguno que conozca a otro participante, agradecemos difundir la invitación:

Blog del Encuentro Nacional de Escritores organizado por el MEC y auspiciado por cAsa de Escritores. Si participaste de una mesa temática, queremos publicar lo expuesto. Enviar a: encuentroedicion2009@gmail.com (arial, cuerpo 12, a espacio y medio, con una extensión no mayor a 1 carilla en formato word)

http://www.encuentronacionalescritoresuruguay.blogspot.com/

Laura Alonso
(saludos Ramiro! no sé si te acordás. estuvimos en la misma mesa -tb de La tortuguita-. si podés pasálo a otra gente que vos tengas contacto-)