Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

martes, 11 de enero de 2011

Dos perplejidades

1.Francis Ford Coppola hablando sobre la escena de la plantación francesa en Apocalypse now. Originalmente estaba planeada para el theatrical release de la película, pero varios asuntos convencieron al director de eliminar la escena, que sería años después parte de la versión redux. Casi todos los fans de la película me han repetido "por algo la sacó" o incluso "no tiene nada que ver con lo que pasa antes y lo que pasa después". A mí siempre me gustó, y escuchando a Coppola comentarla (desilusionado por no haber podido incluirla en la versión original) para el documental Hearts of darkness: a filmmaker's apocalpyse, me dí cuenta de por qué sigue gustándome: es un viaje al pasado dentro de la ficción: es la aparición de un pueblo fantasma antes de llegar al corazón de las tinieblas: es una estación más en el descenso, de calma irreal y ominosa. Quizá está bien que por momentos no se sienta "perteneciente" a la película: no hace otra cosa que aumentarla. Ampliar lo que era ya vastísimo.
2.William Gibson en No maps for this territories: "las catedrales fueron pensadas como tecnología, como máquinas para detectar el alma". Me gustaria agregar que quizá también se proponían crearla.

1 comentario:

Yo mismo dijo...

A mi también me gustó mucho esa escena, y por los mismos motivos.