Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

lunes, 31 de enero de 2011

los lados del río

Esta mañana el cartero me trajo mi ejemplar de Neues vom Fluss (algo así como "noticias del río", si le creemos al traductor de Google). Me resultó muy grato comprobar la fina edición del libro, que parece realmente muy cuidada (huele bien además!), y lamenté mucho no saber alemán, asi fuese para leer el epílogo de Timo Berger (ya que los cuentos obviamente sería mejor conseguirlos en el original) o para "pescar" algo por ahí. Cosa que, de todas formas, terminé intentando (más traductor de Google mediante) y quizá haciendo (salvo que haya entendido todo mal y este post sea a partir de ahora un ejercicio de mala lectura... cosa que me encanta, por cierto).
Entonces...
El libro está dividido en tres secciones: "Flussabwärts", dedicadada a los autores argentinos (Carlos Blasco, Cecilia Pavón, Cristian de Nápoli, Juan Incardona, Félix Bruzzone, Ezequiel Alemian, Gabriela Bejerman, Juan Terranova, Melissa Bendersky, Juan Leotta, Oliverio Coelho y Matías Capelli); "Flussaufwärts", con escritores paraguayos (Ana María Strahm, Javier Viveros, Cristino Bogado, Edgar Pou, Ever Román, Monsterrat Álvarez y Douglas Diegues); y por último "Das andere Ufer", la sección uruguaya, con Marcelo Silveira (y su excelente "Tango de la inundación", que también está en El descontento y la promesa), Pablo Trochón, Rodolfo Santullo, Carolina Bello, Dani Umpi (con "La moneda", que está también en Esto no es una antología, cuento en mi opinión más interesante que otras cosas que he leído de Umpi), Diego Recoba, Fernanda Trías y yo (con la versión "single" de "Breve historia de la realidad", que en su variante "LP" está en Algunos de los otros). Es decir: Argentina es "río abajo", Paraguay es "río arriba" y Uruguay es "la otra ribera".
Esto me parece sumamente interesante. El eje Argentina-Paragüay es el río Paraná; estos dos países están vinculados por esa línea, que deja del lado opuesto a Uruguay (si la línea fuera el Río de la Plata lo "otro" sería Paraguay). De esa manera, Uruguay está definido como "lo otro" en relación a Argentina y Paragüay.
Esto me parece inevitablemente conectable al concepto de "raros" -originado en Rubén Darío pero ampliado y enfocado por Ángel Rama-, aplicable a los modos de lo fantástico (o de cierta literatura superponible a lo fantástico) practicados por autores uruguayos como Felisberto Hernández, José Pedro Diaz, Armonia Sommers, Marosa diGiorgio, Mario Levrero y Tarik Carson. Lo "raro" podría signficar, entonces, no sólo diferente a la o las líneas imperantes o consagradas o empoderadas, sino tambien "lo otro" en relación a otras formas (también consagradas) de lo fantástico, por ejemplo la línea Bioy-Borges, o Cortázar, por poner los ejemplos más ilustres.
Por otra parte, mirando los autores uruguayos implicados, creo que el único vagamente fantástico presente (aunque mi cuento aquí apenas roza lo fantástico) soy yo; Santullo ha escrito material ucrónico o incluso cienciaficcional (tiene por ahí una mini space opera inedita, creo recordar), pero su fuerte es el policial; tanto Trías como Bello han escrito ante todo ficción que de un modo un poco superficial podríamos calificar de "realista", y lo mismo para lo que leí de Silveira y Umpi (bueno, lo de Umpi realista es complejo, pero al menos no pertenece a lo fantástico o la ciencia ficción en cuanto "géneros"); de Diego Recoba lamentablemente no he leído ningún cuento hasta ahora, como tampoco de Pablo Trochón. En ese sentido, lo "otro" uruguayo, si lo entendemos como conectado a lo "raro" no aparece presente en la promoción (no quiero decir "generación" porque abriría un debate innecesario aquí) o "franja etaria" que muestra el libro (el mayor es Umpi, de 1974, y la menor Carolina Bello, de 1983, asi que se trata de 10 años casi redondos); me gustaría leer los textos para mapear de alguna manera ciertas temáticas, propuestas o actitudes que aporten -o no- a esa noción de la literatura uruguaya como "diferente", pero creo que las diferencias tan notorias entre las poéticas de los escritores de mi edad (y sólo considerando a la gente de mi edad, es decir dejando de lado a la promoción inmediatamente anterior -Peveroni, Trujillo, etc-, y la a su vez anterior -Hamed, Rehermann, Espinosa, etc) quizá podrían señalar que lo "otro" uruguayo puede pensarse como una suerte de heterogeneidad frente a agrupaciones más claras de "escuela" o "estilo". Eso, por supuesto, si los textos de los autores argentinos y paraguayos muestran cierta homogeneidad o uniformidad.
Pero, por supuesto, ¿como "medir" esa homogeneidad? En rigor, una tarea así está condenada al fracaso o a la generación de postulados apresurados e ingenuos. Y la idea de la otredad-heterogeneidad uruguaya no es más que otra tontería de esas que se ven con claridad a miles de quilómetros de distancia pero que "de cerca" no existen, como los canales de Marte.
(¿La literatura uruguaya será tan real como los habitantes del Marte victoriano?)
¿Dónde queda entonces la alteridad uruguaya? Es, de todas formas, una idea arraigada. En Rayuela, por ejemplo, el gran "otro" del protagonista Horacio Oliveira es La Maga. Horacio carga con la cultura occidental a sus espaldas y quiere librarse de ella, quiere dinamitarla desde adentro, pero se sabe limitado por ella, confinado a sus mazmorras; La Maga, en cambio, que carece del universo de referencias culturales de Horacio, es presentada como más "natural" o "libre"; esto podrá ser una representación muy caricaturizada de la relación entre ambos personajes, pero me resulta interesante constatar que La Maga es uruguaya y Horacio argentino. Es decir, que una polarización de "lo otro" en Rayuela implica de alguna manera a la Banda Oriental. A su vez, el libro está presentado con una organización tripartita (similar a uno de los proyectos originales de Proust para su Recherche: "del lado de Swann", "del lado de Guermantes", "de otros lados"), con una línea Argentina-Francia ("del lado de acá"/"del lado de allá") y un sector para "otros lados", es decir, lo que queda dentro de la otredad postulada por esa línea.  Recordemos que es el lugar de la lectura no-lineal, el de la metaliteratura (los comentarios de Morelli sobre el arte de escribir novelas, que conforman un claro manifiesto rayuelesco) y el de una serie de "añadidos" que parecen desafiar la noción de lo "pertinente" en una novela. Creo que esta lógica tripartita (acá, allá, otro lado) es especialmente interesante, al menos en cuanto parece desafiar la lógica aristotélica (y en ese sentido está "del lado de La Maga" o, al menos, lo más cercano al mundo de La Maga que puede pensar el aristotélico arrepentido Oliveira); ¿queda Uruguay entonces como escenificación de esa "otra" lógica? ¿Volvemos a "los raros"? ¿A Lautréamont, de quien en Rayuela (capítulo 11) se dice que "no parece uruguayo"? De hecho, el autor de Los cantos de Maldoror podría ser el mayor "otro" de la literatura (en general, aunque se me ocurren otros grandes competidores -Serafini, Henry Darger), y es un "otro" también para Uruguay (nació en Montevideo pero escribió su obra en Francia, configurando otra rayuela, otra línea de acá-allá).
 En cualquier caso, hay otros tríos posibles (para volver a Neues vom Fluss): Argentina y Uruguay como acá y allá (intercambiables), Paraguay como el "otro", Uruguay y Paraguay como acá y allá (intercambiables) y Argentina como el "otro". En Europa, en todo caso, prefieren la opción que figura en el libro. Deben tener sus razones, y sería interesante empezar a pensarlas, pero no ahora o no aquí...

2 comentarios:

jg lagos dijo...

Un detallito: neues no es "news", sino "nuevos, recientes". Pero también está lo de buenas nuevas, así que de repente sólo hay que arreglar la concordancia genérica.

Más pesado: creo que, sobre todo a partir de Borges, en el Río de la Plata lo fantástico no es "lo otro", sino una corriente bastante hegemónica dentro de las bellas letras.

Ramiro Sanchiz dijo...

Gabriel, totalmente de acuerdo en relación al Río de la Plata, pero creo que si pensamos en la orilla oriental lo hegemónico se vuelve dudoso. Primero porque no queda claro contra que tradición esto sería lo "otro"...