Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

jueves, 14 de abril de 2011

Sucker Punch

Hace unos días Gonzalo Curbelo publicó en La Diaria una reseña de la película Sucker Punch, de Zack Snyder (300, Watchmen). Opté por no leerla (lo hice recién, hace 15 minutos más o menos), porque contaba con ir al cine el miércoles y preferí ver la película primero y luego comprar mis impresiones con las de Curbelo, con quien suelo coincidir en cuanto a cine (o al menos esa es la sensación que tengo, quizá me equivoque).
Y esta vez coincido plenamente, pero dándole vuelta a todo -o casi todo- lo que dice. Es decir, supongo que tiene razón en sus apreciaciones, pero lo que para él suponen características negativas ("Sucker Punch es gratuita y sin motivos que justifiquen su existencia", "no es cine y ni siquiera intenta serlo") me parecen algunas de las virtudes o puntos fuertes de la película. Por eso, aquí van algunos puntos sobre mi visión de Sucker Punch.
1.En una primera instancia parecería que el argumento de la película es simple, tonto y predecible. "Chica se refugia en su imaginación para sobrellevar una realidad terrible" (como en esa enorme tontería de El laberinto del fauno, mucho más halagada por cierta crítica), por ejemplo, o que en el fondo sólo hay una especie de máxima coelhiana o en plan ley-de-la-atracción sobre lo que puede hacerse con voluntad (y en ese sentido estamos cerca, una vez más, de The Matrix, que también hacía énfasis en el tema de querer y poder), o que nos falta una explicación (porque Snyder se duerme o porque le falta talento) de cómo opera esa especie de traslación entre universos. Ahora bien, creo que entrarle a la película por ese lado implica incurrir en el error tan repetido de que el valor máximo de una pieza cinematográfica (o incluso literaria, como se desprende de la lectura de las apreciaciones de cierto Club de Catadores) es el argumento, sumado a la verosimilitud (es decir, la adecuación a ciertas pautas preestablecidas, lo cual es una forma de servilismo intelectual) y, supongo, a cieta exigencia de complejidad. Pero incluso si Sucker Punch efectivamente careciera de verdad de eso que llaman argumento (o de complejidad o de verosimilitud -y esto último a mí me interesa poco y nada), su logro estético me parecería no sólo válido sino atrevido, valiente y fuerte. Pero tampoco es tan simple; en principio, lo de Sucker Punch no es mucho menos complejo que Inception, una de mis películas favoritas del 2010. Quizá la obra de Nolan juegue más al laberinto que esta suerte de fábula/alegoría estallada tramada por Snyder, pero las trampas son igualmente importantes en ambas. Por ejemplo: los juegos de tiempos (¿presente al principio de la película? ¿Años 50 al final? ¿Fotocopiadoras? ¿Progresión de 1era guerra mundial - 2a guerra mundial - Vietnam en los mundos fantásticos a través de íconos visuales como Zeppelins -Curbelo habla erroneamente de "zombis nazis" en un contexto de guerra de trincheras que remite más a la guerra de 1914 que a la de 1938-, bombarderos cuasi B17 y luego helicópteros de combate?), la evidente irrealidad del final (a la heroína le practican una lobotomía, la cámara muestra un instrumento punzante ensangrentado y luego ella no aparece herida en absoluto), las correlaciones entre los sucesivos "mundos", la metáfora teatro-fetiche-burlesque-rol y su derivación en planos de significado vinculados a lo sexual (el desborde de piel, curvas y lencería de la película se arma en torno a una repulsión al sexo heterosexual), el subtexto madre-hermana-amiga superponiéndose a esto último, etc, etc. No es, por supuesto, nada original, ni se plantean desafíos conceptuales, pero el argumento presentado no es menos interesante o complejo o sólido que el de muchas películas mejor trtadas por la crítica.
2. Dicho esto último, repito: asi el argumento fuera una tontería o todavía más que una tontería, la imaginación visual y la explosión de estéticas y guiños a géneros diversos (la CF clásica en el tercer mundo, el steampunk extrapolado hacia la 1era guerra mundial del primero, la fantasía épica en el segundo) arrojados a la licuadora, todo eso aun así convertiría a Sucker Punch en un hallazgo y una de las propuestas más interesantes del año. De hecho la película propone que dejemos de lado el prejuicio a favor de la trama y disfrutemos de un desfile visual, para luego percatarnos de que podemos jugar al rompecabezas y las piezas dispersas si eso es lo que queremos.
Imágenes fascinantes: la catedral gótica en ruinas del primer mundo, infestado por zombies animados por vapor y engranajes, vigilados por enjambres de globos, dirigibles y biplanos a los que se enfrenta un mecha steampunk; el castillo asediado por orcos del segundo, el combate entre el dragón y el B17; el Saturno llenando el cielo del tercer mundo, que me hizo sentir que tocaba aquello que los escritores de CF clásicos llamaban "sentido de la maravilla"... ¿Qué otra película reciente, hecha la excepción de Inception y de Shutter island, logra esa concentración de la imagen?
3. "A lo que realmente refiere la película es a los videojuegos", escribe Curbelo. Y tiene razón; cada "mundo" visitado puede equivaler a un nuevo nievel o a un juego diferente, con toda la lógica de objetos que hay que buscar, minions que destruir y bosses que combatir. No he pensado desde dónde equipara Curbelo esta película a un videojuego, pero está claro que para muchos se trataría de una comparación negativa. Sin embargo, esa es precisamente -en mi opinión- una de las virtudes de la película. Los videojuegos implican un aproximamiento diferente al concepto de "trama" (incluso los que tienen "buenos argumentos", como los Starcraft), convirtiéndola en algo recorrible, en un mapa. Un espacio, una simultaneidad. Todo esta alli; sólo hay que llegar. En ese sentido podría revisitarse la idea de la inabarcabilidad de una obra de arte: pensemos en el Ulysses (obra inabarcable por excelencia, como la Commedia) puesto-, etc), y todavía más: en la novela como un desfile virtuoso de imaginación verbal. En ese sentido, Ulysses es un enorme videojuego, como la Commedia, como Sucker Punch (donde la imaginación es, por supuesto, visual, no verbal -de hecho hay una serie de ausencias interesantes de discurso en ciertos puntos de la película, especialmente hacia el principio y hacia el final).
4. De todas formas, confieso que me hubiese gustado más si hubiese habido un nuevo mundo al final, un cuarto mundo que continuara la progresión de historia bélica propuesta por los tres anteriores. Pero esa es la película que yo habría hecho, no la de Snyder, asi que no vale como objeción.
5. ¿No es tiempo de asumir de una vez por todas que los valores del cine-arte ya han sido repensados, desde Blade Runner y Alien  hasta El Señor de los anillos y The Matrix?  ¿Que criticar Sucker Punch entendiéndola como un desfile de fetiches pornolésbicos, como "mera" acción al mejor estilo shoot-em-up, como entretenimiento en último caso, es dar un salto hacia atrás y ubicarse en un mundo previo al tipo de reflexión que volvía Apocalípticos e integrados un texto constructor (y representador) de época?
6. Por último: no es cierto que a Snyder no le interesa "hacer cine". Es que, sencillamente, el cine que hace o quiere hacer no es el de cierta crítica, que, quizá, esté a punto de morir (ese cine, no la crítica: esa ya no vive o en realidad nunca vivió), aunque siempre habrá quien invente (y esto no va por Curbelo, aclaro, que me cae bien) cápsulas de semivida para guardar todos esos viejos rollos mohosos y sonreir de placer  ante cada nuevo festival Ingmar Bergman proyectado por las Cinematecas de este mundo, palmearse los hombros viejos, putear al "cine yanqui" y creer que se está vivo en la salita del geriátrico, para luego ir a casa a leer una "buena" novela policial (o, peor, a Benedetti o a Galeano, esos Coelhos y Allendes de la dizque literatura uruguaya).

63 comentarios:

Fd. dijo...

Asombrosa capacidad para dar palos laterales por oración!

Tengo que decir que estoy más en desacuerdo de lo que mi tiempo libre me permite expresar, pero:

1. La complejidad es MUY inferior a la de Inception, en el sentido de que Nolan siempre propone un juego claro de reglas desde el principio (y las va dosificando cual pistas en un argumento policial); Snyder juega sin reglas. Todo vale.

2. "Trama vs. imagen" me suena a la discusión que tuvimos de "letras vs. composiciones" en la música. A mí si no me sirven ambas cosas (o su integración), no me rinde la totalidad.

5. "los valores del cine-arte ya han sido representados": dificult. Son valores móviles, y que incluso tienen un desafío por delante que es el de hibridar sus reglas con las del "cine comercial" (ya que hablamos de Nolan).

6. Atado a lo anterior: dicotomía "Snyder vs. Cinemateca-Benedetti-Galeano"? No hay mucho gris en el medio y entre cada elemento del último conjunto?

Fd. dijo...

Mi crítica a tu crítica de la crítica de Curbelo... tres niveles!

Ramiro Sanchiz dijo...

Jejje, "palos laterales".
Vamos punto a punto.
1.La complejidad no necesariamente está vinculada a un sistema de reglas. En el caso de Nolan, el sistema es complejo porque inserta niveles de realidad dentro de niveles de realidad y juega a, por acumulación, difuminar la clave que permita saber donde se está parado (de ahi lo que dije de "laberinto"); en el caso de Sneider, la complejidad está basada también en un sistema de niveles de realidad, solo que sus límites están más borroneados y no hay una "tecnología" explícita, como si la hay (vagamente) en Inception (en ese sentido, Inception es más simple, ya que apela a un sistema codificado de modo cerrado).
2.Yo no me opongo a una opción de "ambas son importantes"; sólo digo que, como en el caso de las letras en la música, existe la tendencia a sobrevalorar la trama.
3.?
4.?
5.Dije "repensados", no "representados". No es lo mismo. a lo que voy, en todo caso, es que justamente no hay paradigmas de cine-arte vigentes, si es que en rigor alguna vez lo hubo, y se pude decir de X película que sea cine-arte incluso saliendo de Holywood o del "cine comercial" (otro concepto rechinante).
6.Convengamos que la noción de arte que parece ejemplificar Snyder se opone a lo de los otros capitostes mencioandos; hasta ahí voy. Obviamente hay grises, pero tampoco caigamos en la falacia de la frontera difusa: si hay una serie de pueblos en la frontera entre el país A y el país B quizá sea dificil estimar a qué país pertenece tal o cual pueblo; pero más allá de esto, las ciudades ubicadas en el centro geográfico del territorio son claramente de A o claramente de B, por más que haya "grises" en el medio.

Ramiro Sanchiz dijo...

En realidad no me interesa tanto criticar a Curbelo sino tomarlo de punto de partida para criticar a otra gente muchísimo más tonta (o tonta a secas, ya que hasta ahora nada me indicó que Curbelo lo sea), palos laterales incluídos.

Anónimo dijo...

La crítica que realmente está por morir es la de criticar de forma barata a Galeano y Benedetti. Eso si que ya dejó, hace mucho, de ser algo removedor o atrevido, y pasó a ser infantil y bajo. Efectista. Ni tan siquiera Escanlariano, que al menos era algo.

Ramiro Sanchiz dijo...

Es curioso, yo pensaba lo mismo. Pero luego me quedó claro que ciertos grupusculos agonizantes siguen en su órbita benedettiana, de modo que es todavía un gesto generador de significados (desde el lugar de aquellos que pretendan no aceptar el relato "Oficial" de la literatura uruguaya, claro; los que prefieran el chicle sin sabor y masticado y remasticado, bueno, allá ellos...) distanciarse de Mario Benedetti. Y me gustaría saber qué es la crítica efectista o, en todo caso, qué otros tipos de crítica le parece, sr o sra anónimo/a que andan por ahí. Por otro lado, con el respeto debido a Escanlar, me parece que hacer equivaler "crítica a Benedetti" con "pensamiento de Gustavo Escanlar" es una tontería enorme.
Ahora, en cuanto a Galeano, bueno, estoy dispuesto a admitir que sea innecesario criticarlo; es evidente a todas luces que lo suyo carece por completo de sustancia. Ni siquiera es necesario hacer "crítica" para decirlo.

pynchon dijo...

En este país falta gente que agite las cosas de cierta manera, con fundamentos y cierto método. La "crítica" de este país está es un estado totalmente impresentable salvo dos excepciones. La cosa va entre amigos, se miman un puñado de giles, o se "la juegan" hasta cierto punto. Muy poco, la verdad. HAT, volvé!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

bergman...jajaja
lavate la boca antes de hablar de bergman.

Ramiro Sanchiz dijo...

a ver... si lees bien el post vas a ver que en ningún momento fue cuestionada ni por asomo la calidad artística de Bergman. Dicho eso, en este momento, prefiero ver cualquier trabajo de Coppola, Scorsese, Nolan o unos cuantos directores más antes que volver a ver cualquier Bergman, que ya los vi varias veces. Aparte, si realmente leyeras el post verías que se trata más de hablar de un grupo en particular que de uno de los íconos de ese grupo. Me encanta cuando la gente
1.critica sin leer bien
2.critica sin dar la cara
seguí así, anónimo! acá siempre vas a tener un lugar!

mauricio dijo...

Puede ser que criticar a Galeano y a Benedetti sea fácil, anacrónico y gratuito (en la Argentina esa parte se la llevan el binomio Sábato-Soriano) pero realmente TODAVIA estos dinosaurios siguen ocupando mayoritariamente el gusto de la gente que tiene anuladas las neuronas de pensamiento, entonces no está mal pegarles un poco. Saludos, lindo blog.
PD: Me mata el termino “dizque”.

Omar Gómez De Luca dijo...

don´t feel the troll

Dejemonos de joder con Bergman, eso es para los académicos del cine, de ahora en delanta declaro que estamos en una época post-Kubrik

Con Coppola espero que hables del padre, y no de la sobre-valorada hija.

Scorsese, sacando el documental/blow job a los Stones, y el remake con que gano el Oscar, lo tengo en alta estima.

Anónimo dijo...

Nolan citado al mismo nivel de Scorsese y Coppola... qué bárbaro. El origen, típica película de vendehumo para los que les gusta salir de una sala sintiéndose vivos por una película simple y tonta que lucha por ser complicada. Con todo respeto, poner a Nolan al nivel de autores de cine es curioso.

Ramiro Sanchiz dijo...

Mauricio: pienso básicamente lo mismo que dijiste. Y el término "dizque" es, por supuesto, un import del doblaje de los Simpson.
Omar: Coincido en que Sofia Coppola está sobrevalorada.
Anónimo#14221: difiero. Nolan revolucionó el cine de superhéroes con sus 2 Batman, eso debería bastar para colocarlo entre los mejores CINEastas del siglo XXI. Es muy posible que no hayas entendido nada con Inception, que hayas salido del cine (o apagado el DVD o cerrado el Windows Media Player) agitado los bracitos en un vano esfuerzo por entender.

Telemías dijo...

así que "dizque" fue tomado de los simpson...
lástima... por un momento me ilusioné pensando que lo habrías tomado de Rulfo (aunque entonces sería un "disque")... pero claro, a cada cual con su cada quien...

Ramiro Sanchiz dijo...

claramente el doblaje de los simpsons es muy mexico, igual que Rulfo. De todas formas, 2 cosas:
1) Rulfo es uno de los escritores más sobrevalorados de américa latina, aunque por supuesto tenga sus méritos. En realidad dudo que con dos libros que apenas suman 300 páginas, por excelentes que sean, se pueda armar una "obra" en el sentido de que Lezama Lima o Cortazar u Onetti tienen una "obra".
2) si me das a elegir entre ver un buen capítulo de los simpsons, de la etapa más clásica (temporadas 6-10, digamos), y releer a Rulfo, me quedo con los Simpsons. O, si vamos al caso, me voy corriendo hacia algo de ciencia ficción o algo de Pynchon, algo de Jim Dodge, David Mitchell, David Foster Wallace... cada cual con su cada quién, no? Hay gente que prefiere releer a Morosoli o a Espínola...

Telemías dijo...

bueno... te decía que cada uno haga con su tiempo lo que mejor crea, citando a aquel filósofo que dijo que la libertad es libre... Te decía además que los Simpson podrían ser una buena opción pero lamentablemente, por mi propia negligencia estética, nunca los he seguido...en los muchisísísimos foros en los que la gente habla de ellos siempre quedo pagando y me cuesta tropear la charla hacia los temas que me gustan a mí, como el Decamerón, La Divina Comedia, el Quijote, y al final me quedo callado, perdido en mi ignorancia...

pd: con el tema de la moderación de comentarios nunca sé si lo que te mando llega o no...

Anónimo dijo...

"En realidad dudo que con dos libros que apenas suman 300 páginas, por excelentes que sean, se pueda armar una "obra" en el sentido de que Lezama Lima o Cortazar u Onetti tienen una "obra"."

No repitas cosas dichas por César Aira o Fogwill con más propiedad que vos. Sos el tipo de autor "joven" que Aira desprecia con ira, por otra parte.

Ramiro Sanchiz dijo...

Pedro: no sabía que estabas tan orientado hacia el canon! Está muy bien dedicarse a releer los clásicos, pero lo veo más como una opción "profesional", digamos; yo soy un lector y un escritor hedónico (¿o hedonista?), es decir: incorporo lo que me fascina en el momento, y por suerte hay cosas recientes que siguen fascinándome.
Anónimo #treinta y ocho por diez a la catorce: si dije lo que dije es porque lo pienso; bien por Aira o Fogwill si piensan lo mismo. ¿Ahora resulta que porque ciertas figuras hayan dicho A el que piensa lo mismo debe pretender que piensa otra cosa porque "ellos lo dijeron con más propiedad"¿, ¡por favor! ¿Se puede ser más mediocre? Y si Aira desprecia con ira al tipo de autor que, según vos, yo soy (no sé qué habrás leído de lo que yo escribí, además de algún post de este blog), que cagada, ¿no? Me cae bien Aira, pero obviamente su probable repudio no me movería un pelo. Ni el de Fogwill, si vamos al caso, al que admiro más. De hecho, te concedo algo: capaz que si Borges o Pynchon o Joyce me dijeran "mirá, Sanchiz, estás muy errado con lo que hacés", ahí en una de esas pienso en reconsiderar cosas; en una de esas, depende del día, si me levanté medio pelotudo, más que de costumbre; pero si viene Aira, lo siento, queda por esa. Y mucho menos da para tener en cuenta a un anónimo que comenta en blogs.

Ramiro Sanchiz dijo...

Creo que seguí enganchado con lo de "No repitas cosas dichas por César Aira o Fogwill con más propiedad que vos"; hay dos cosas claras:
1) parecería que el que razona así y opta por callar sus opiniones entra en una lógica de la sumisión, del "respeto a los mayores" como manera de aceptar la autoridad
2) pero en realidad lo que sucede es que esa actitud es típica del que busca razones para no decir, para no pensar, para no crear, porque en rigor carece de lo necesario para hacerlo. La facultad de humanidades, por ejemplo, está llena de gente que ante la notoria evidencia a favor de que "todo ya ha sido dicho" optan por abandonar la escritura. Mejor, porque no tenían nada real para decir, "bueno o malo", "aprobado por las autoridades o no".
Ahora que lo pienso, esos escritores frustrados harían bien en concurrir a alguno de los diversos talleres de Patricia Turnes.

Ramiro Sanchiz dijo...

Pedro: hasta ahora no he dejado de publicar ningún comentario tuyo, ¿no? ¿o se me pasó alguno?

Telemías dijo...

En mi caso particular claro que la lectura y el estudio de los "clásicos", los "canónicos", es parte de mi opción de vida profesional. Por eso mismo creo que, repito, en mi caso, el tema hedonismo contrapuesto al canon es una falsa oposición. Por otra parte, debo decir que esos clásicos me han fallado muy, pero muy pocas veces. No soy un lector de los que regale el tiempo intentando descubrir pampas. Otros las descubren por mí y yo me aprovecho de eso. Aunque mi canon difiera muchas veces de "el" canon.

Sobre los comentarios, creo que los has publicado todos, sí.

Ramiro Sanchiz dijo...

Pedro: creo que estamos a punto de ponernos a discutir por una pavada. Vos sos docente de literatura, asi que es obvio que te ves forzado a dedicar más tiempo a ciertos clásicos que yo, que, más bien en el otro extremo, como reseñista leo bastantes cosas "nuevas". Pero más allá de eso, como lector hedonista que soy, he releído al menos veinte veces "Ficciones" (no exagero), 3 veces y media "Ulysses" (1 en español, 1 en inglés en el orden correcto, 1 en inglés "de atras para adelante" y una en español con una traducción diferente que no me gustó y la dejé por la mitad -la de Cátedra, que tengo ganas de retomar); además, está claro que es totalmente imposible dudar que el corazón del canon occidental es, más que justificadamente, Shakesepeare, Dante y Cervantes, y que a esas cimas nadie se ha acercado de verdad. Pero dicho eso, repito, el diálogo que se puede sostener con un capítulo de los Simpsons o con un cuento de Foster Wallace o Michael Chabon nos lleva a lugares interesantes, los cuales me gusta mucho recorrer, de ahi que ante la opción de dedicar mi tiempo a una relectura de la Commedia y no a una novela que aun no haya leído de Pynchon ("Vineland", por ejemplo, que la tengo en el debe hace tiempo), voy a acudir a la última. O, incluso, si lo que busco es puro y duro placer de lector, siempre anda por ahí "El señor de los anillos" o cualquier novela de Philip Dick o J.G.Ballard. Pero esto es simplemente algo tan indiscutible como si nos gustan más la pizza con palmitos que con ananá, o sola, o con anchoas. Lo que sí creí detectar es que en tu "desilusión" estaba implicado que es más legítimo decir "dizque" por referenciar a Rulfo que al doblaje de los Simpsons, y ahí no comparto. Ambas son referencias igualmente válidas, aunque una esté bañada con el "prestigio" de los clásicos -cosa que, por otra parte, también es discutible.

Ramiro Sanchiz dijo...

Y no sé bien de qué se trata eso de descubrir pampas: sí me gusta dibujar mapas con geografías imaginarias.

Telemías dijo...

Mirá, justo ahora estoy a dos puntas con El señor de los anillos (de nuevo) y el Decamerón, y con algunos textos de teoría literaria del s XX, y disfruto mucho. Por otra parte, no me dedico a "releer" clásicos sino más bien a leerlos, pues son varios cientos y tengo una abultada lista de pendientes, que, además, los tengo a mano por haber sido el donatario de una linda biblioteca de cien libros de una señora que falleció hace dos años.
Lo de la desilusión debe leerse en el mismo tono que debería leerse el último párrafo de tu post, ni más ni menos. Así como vos lo pensaste, lo pensé yo.

Ramiro Sanchiz dijo...

El otro día vi en el ómnibus a una mujer leyendo a Cicerón, las Catilinarias, y pensé en la deuda enorme que tengo con los clásicos latinos. Pero en fin, avanzar en una lista de lecturas es ir recortándose contra el fondo total de la biblioteca de babel, ¿no?, por dejar de lado toda pretensión canónica o prestigiante. Y esa también es una manera de adquirir un contorno.

Ramiro Sanchiz dijo...

Ahora, a muchos anónimos comentadores de este blog les diría, parafraseando justamente a Cicerón:
Quosque tandem abutere, stulti, patientia mea?
Quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?

Telemías dijo...

Sea como dices o no, lo cierto es que te recomiendo atiendas la señal que te han enviado los tiempos: Las Catilinarias son excelentes!!! Es más, son bastante "peleadoras" (imaginate, el tipo quería que mataran a Catilina), cosa que presumo ha de agradarte mucho.

Telemías dijo...

Más allá de que la cita, con sus pequeños cambios adaptados al contexto, tal vez revele que ya las has leído.

Telemías dijo...

en ese caso, como segunda opción, recomiendo De rerum natura, del amigo Lucrecio. Aunque es posible que ya las hayas visto.jeje

Ramiro Sanchiz dijo...

Bueno, de hecho sí leí las Catiliniarias y De Rerum Natura; tuve una breve etapa de leer clásicos latinos allá por 1999, cuando hice Latin I y Latin II en humanidades (en realidad lo que más me interesaba era el latín de la decadencia, después de haber leído "A contrapelo", de Huysmans; no llegué muy lejos, apenas estos que mencionamos, las Metamorfosis, el Asno de oro, los Comentarios a la guerra de las galias y algo de Horacio y Marcial, pero nada más. La Eneida ya la tenía leída, y siempre me quedó la idea de que no había leído nada, que justo lo que más me interesaba apenas lo había tocado (supongo que habré pensado que en algún momento sabría suficiente latín para leer en el original, cosa que nunca pasó y que dificilmente podría haber pasado, salvo en alguna ucronía en la que me dedico a la filología clásica).

Joker 23 dijo...

Cuánto anonimato -¿o suplantación de identidad? ¿O cosas peores?-, veo que llego tarde.

Un poco de todo: creo que la deuda con los clásicos es algo incurable, humildemente creo que es sano tener el sentimiento de "me falta todavía mucho de tal o cual autor, corriente, etc...". Es inquietud, y nunca se termina porque no creo que exista un número determinado de obras clásicas.

Mencioné Sucker Punch en una entrada de mi blog, empañada por una necesaria crítica al lamentable servicio de Grupocine. Y ya que nombraron a Nolan, creo que comparte bastante con El origen creo, personalmente, con menos vueltas y desde otro punto.

Creo en el respeto a ciertas autoridades en la literatura o en el cine; pero veo que algunos confunden respeto con adoración estúpida-totémica o, como dice el dueño del blog, "sumisión". Y eso es peligroso, es un mal síntoma. Diría que va en contra de cualquier forma de arte; todo producto literario, ya que estamos, es a la vez deudor de sus antepasados y un bastardo renegado. La sumisión estanca la posibilidad de crear.

Telemías dijo...

bueno, si te has leído todo eso tengo poco para agregar. Apenas algún séneca o alguno de los padres de la iglesia (aunque yo prefiera a las "mujeres" que los reversionan, estilo Santa Teresa). En fin, no me vas a decir que no los disfrutaste?

Telemías dijo...

Algún discurso de Catón...

Ramiro Sanchiz dijo...

Oops! Me acabo de dar cuenta que no tengo a "El país del ricardito" en la lista de blogs de Aparatos. Ya subsané el error y leí el post sobre Grupocine y Sucker Punch. Estoy de acuerdo plenamente; también debo decir que en principio Watchmen me gustó más, que, en rigor, me "iba a gustar más", pero coincido en lo que decís, incluso en lo de las referencias a Alicia. No en vano uno de los temas que suenan (creo que antes de "tomorrow never knows") es "White rabbit", de Jefferson Airplane, notoria referencia a Alicia.
Pedro: claro que los disfruté, eso está por completo fuera de discusión! Y sí, los padres de la iglesia son un gran debe. Igual antes quiero leer a Boecio, la "consolación".

Anónimo dijo...

Sanchiz: un escritor que no puede escribir sin paréntesis. Ese vicio que Levrero, uno de sus ídolos y legitimados escritores, consideraba síntoma claro de una mala escritura.

Ramiro Sanchiz dijo...

Anónimo, no se olvide de los guiones y las oraciones subordinadas; hago tanto uso de ellos como de paréntesis. Y en cuanto a Levrero: 1) lo admiro muchísimo pero no lo tomo como un referente estilístico
2) lea bien lo que dijo Levrero sobre los paréntesis. está en el libro que editó Pablo Silva; me hace gracia cuando alguien se acerca a un blog y postea como anónimo algo tan equivocado
3) aunque tuviera razón puedo citar el uso de paréntesis en Pynchon y Faulkner, por ejemplo, y lo desafío a argumentar que ambos han hecho "mala literatura"
4) ¿forzosamente debemos parecernos a los escritores que admiramos?
Anónimo, si va a criticar hágalo sólidamente, con algo de sustancia. No me venga a molestar con pavadas.

Anónimo dijo...

che, no molesten al gran escritor con pavadas, habracevisto.

Anónimo dijo...

Sanchiz: un escritor que considera que cualquier cosa dicha por alguien que no sea Pynchon, Borges, Levrero, Faulkner, Joyce o él mismo, son una pavada.

Vamos a decirlo: un hombre que escribe con la cabeza y no con el corazón (espero que no viva del mismo modo).

Y por cierto: a diferencia de usted, ególatra engreído, a mí me agrada ser anónimo.

Ah, y por cierto, me olvidé de agregar a Ballard en la enumeración anterior. No se enoje, Sanchiz. No es contra usted. Es contra su personaje. Lástima que no está dispuesto a entender la diferencia.

Ramiro Sanchiz dijo...

Anónimo, no se preocupe por cómo vivo, cómo escribo o si me enojo o no me enojo; de todas formas le diré que no ha dicho usted nada que me enoje de verdad, ni a mi ni a mi personaje que ud conoce (tengo otros, me gusta rotarlos). Ahora, veo que o bien no tiene ganas de discutir o bien se dio cuenta de que está equivocado; una pena, porque entre movimientos intestinales encontré, honrando al amabilísimo Leopold Bloom, el pasaje de Levrero al que usted hace referencia mal; pero como no insiste en el tema, no lo cito ahora.
Me hace gracia que me acuse de no entender la diferencia entre personas y personajes! ¿ud leyó o vio "The prestige"? Acuérdese del chino y ahí entenderá.
En cuanto a la lista de productores de no-pavadas, me acusa ud. de una lista demasiado corta, me parece. Otro día que me sienta más bibliográfico le hago la lista real, a lo mejor encuentra a algún autor que no conoce (¡que ególatra! ego sum imperator, dijo otro gran megalómano genial, parte de la lista de los que no dijeron pavadas o que las dijeron con la gracia que corresponde).
By the way, me encanta decir pavadas. Y, aunque dudo que le interese, le cuento que más que escribir con la cabeza prefiero emplearla para corregir; será que corrijo demasiado o que corrijo poco, ese juicio se lo dejo a ud, que parece conocer mi obra a la perfección. ¿O la obra de mi personaje?

Anónimo dijo...

Gracias por seguir dedicándome tiempo. Como ve, la extensión de sus comentarios es notablemente mayor que la de los míos, y también el tiempo empleado, desde luego. Me honra saber que estuvo en el baño dedicándome tiempo.
Sigo ganando, Sanchiz.
Y ni siquiera me creo esto que le digo, pero se lo repito porque sé que a usted le molesta.
Sigo ganando.

Ramiro Sanchiz dijo...

Honestamente, me molestaría si lo dijera en serio; quizá en realidad lo hace, pero yo no me lo tomo así. Habría que ser un poco tonto para pensarlo, después de todo.
En cuanto al tiempo dedicado: pienso y escribo muy rápido, de ahí que se alarguen mis posts. Probablemente ud. sea de los que mecanografían con los índices (o con un índice sólo, o quizá primero escribe a mano, luego pasa en limpio otra vez a mano, luego se va a la máquina de escribir y por último a la PC) y además piensan con todo el aparato crítico de la generación del '45 y Juan Fló (flaux?).
Y ya que no tiene nada más para decir dejamos por acá el intercambio. Una pena, me estaba divirtiendo.

Anónimo dijo...

No se crea, Sanchiz. Escribo rápido, aunque no tan rápido como usted. Eso explica mi clara enunciación, y no el laberinto absurdo e imcomprensible de subordinadas y estructuras parentéticas tan propias de usted... Ya que dice que prefiere corregir, ahí le va un consejo: que se note.

Ramiro Sanchiz dijo...

Su problema con las subordinadas y los paréntesis debe ser falta de memoria a corto plazo, además de haraganería mental. Probablemente sus facultades cognitivas lo hagan proclive a una prosa lineal y de oraciones cortas, como la de "El código DaVinci", un libro que seguramente está en el límite de sus habilidades como lector. Le recomiendo ejercitarse un poco en ese sentido.

Anónimo dijo...

Muy bien Sanchiz, sigue demostrando a todos su arrogancia suponiendo siempre que usted es el más leído, el más complejo, el más trabajador, el más virtuoso. Siga así. Está haciendo exactamente lo que quiero.
¿Qué le puedo decir? Gracias.

Ramiro Sanchiz dijo...

No te equivoques, querido, sólo digo que tus capacidades están por debajo de la media; sobre las mías no me he pronunciado aún. Y me agradecés. De nada, te contesto, me alegra ayudarte en tu campaña para demostrar que soy arrogante. Lo soy, claro que sí, y me complace serlo en este paisito de escritores tristes de perfil bajo, naturales y químicamente libres de poses, por no mencionar a los anónimos humildes que aman la sintaxis clara y las oraciones cortas.

Anónimo dijo...

Sanchiz: usted entra como un caballo. Pensé que era más inteligente... Pero sigamos el juego, esto me gusta. Es reconfortante hacerle perder el tiempo; y con su propia venia, además.
Ya que estamos le propongo un reto: haga una encuenta en su blog (blogger tiene la herramienta, estoy seguro) y pregunte a sus lectores si prefieren a un escritor como usted, o a uno triste y de perfil bajo, natural y químicamente libre de pose.
Se sorprenderá con los resultados.
No se empeñe en ser odiado, Sanchiz. Eso tampoco lo hace distinto.

Anónimo dijo...

si no te gustan los anónimos y tenes un filtro especializado en permitir/no permitir mensajes, por qué directamente no eliminás los anónimos? es fácil.

muy posmo tu pose pero todavía veo que no manejas muy bien las reglas de internet.

coincido con anónimo anterior. tu arrogancia es infinita.
te falta mucha calle.

Ramiro Sanchiz dijo...

Que pagado de sí mismo resultó, señor. Usted asume que hace perder el tiempo y me lleva para aquí y para allá a su capricho y mil cosas más; si le sigo contestando es porque me divierto mucho. El que cree que me está "haciendo quedar" de alguna manera u otra o que me pone en evidencia o que me pone trampas es usted, y veo que eso le da lo que tanto busca. Mientras me siga divirtiendo le voy a publicar los posts, ¿sabe? Y aunque hiciera la encuesta que propone, ¿a usted le parece por un momento que me puede interesar lo que resulte de esa "investigación", que puede cambiar en un átomo lo que pienso o lo que finjo que pienso o lo que me gusta en otros escritores o las cosas que me gusta decir en estos casos tan divertidos? You think too much of yourself, sir... y, aparte, creo que eso es lo mismo que me critica. Que curioso.
Pero debo confesarle algo: pese a que el movil principal de que le siga respondiendo es la diversión, debo confesar que también he aprendido algo. O confirmado, mejor dicho. Y es que siempre habrá un mediocre que recurra esa estrategia que usted quiere usar, en el fondo tan vacía como el "no te pegues tú sólo" de Nelson Muntz. Así que gracias, y es bienvenido a seguir posteando acá o en otras entradas. Y a ver si en algún momento se anima a dar su nombre... puede resultar en derivaciones interesantes para este "juego", ¿no cree?

Ramiro Sanchiz dijo...

Hagamos algo... a partir de este momento sólo le publico los posts si están acompañados de una firma. Sea creativo! ni siquiera tiene por qué ser la suya "real"...

Ramiro Sanchiz dijo...

Esta respuesta vas para el "Otro" anónimo. Dentro de poco va a ser fácil confundirlos. Si bien la idea del filtro es publicar los comentarios que se me plazca, generalmente me basta con que haganuso de alguna forma de lenguaje articulado para publicarlos; el otro anónimo, por ejemplo, me pareció divertido desde el comienzo, y por eso lo fui publicando. A vos te publico nomás para contestarte; vas a tener que decir algo realmente interesante para que el próximo siga. Y ya que estamos: me encanta la gente que asume que la arrogancia es el peor de los pecados, o al menos un pecado importante. Para mí no es así. El peor pecado de alguien que escribe o crea es la sumisión, que acá en Uruguay abunda.

Ramiro Sanchiz dijo...

"muy posmo tu pose pero todavía veo que no manejas muy bien las reglas de internet"
Esta gente cree que si los publico es porque no sé que puedo eliminar sus comentarios, o que el juego bloguístico sólo tiene dos registros: publicar todo o publicar sólo lo que nos sirve. Y además, esa palabrita, "reglas". Sumisión, sumisión, sumisión.

Telemías dijo...

Bueno... estuve investigando sobre los perfiles sintácticos, ortográficos (en casi todos los posts hay faltas, olvidos, tildes ausentes, productos todos ellos de la calentura, o, claro, de una fingida calentura) y lingûísticos de los anónimos y me encuentro en condiciones inmejorables de soltar una víbora arriba de la mesa. "Anónimo" es...(redoble de tambor, expectativa...): ¡el mismo Ramiro Sanchiz que quiere seguir peleando!!!! ¡ja!
gracias...gracias...estimado público... veremos qué dicen los aludidos (si "Anónimo" no "es" Sanchiz debería decir algo...)

Ramiro Sanchiz dijo...

Jajjaa, Pedro, me descubriste! Confieso ser autor de la mayoría de los comentarios, inclusive uno de los de Telemías! Perdón por la usurpación!

Anónimo dijo...

Sanchiz:

1) El "qué" enfático lleva tilde.
2) "Móvil", palabra esdrújula, también.
3) "Y es que siempre habrá un mediocre que recurra esa estrategia que usted quiere usar..." Le falta una preposición.
4) Se nota que escribe rápido.
5) Se nota que corrige lo que escribe, evidentemente...
6) Sus comentarios siguen siendo más largos que los míos.
7) Sigue entrando como un caballo y admitiendo lo que quería que admitiera.
8) Ergo: sigo ganando.

McPay.

Joker 23 dijo...

Bueno, quien no hizo un comentario anónimo? Vamos (risas).

Esto se está pareciendo a uno de esos juegos de suplantación de identidad de Pamuk en El libro negro o Auster en La trilogía de Nueva York.

PD: soy el primer anónimo, disfrazado del segundo anónimo, escribiendo como el primero y usurpando el puesto de otro usuario de blogger que, de tan tonto que es, no sabe que no puede publicar su contraseña en su blog porque ocurren cosas como esta. En suma: soy Sanchiz, entonces?

Cito nuevamente algo que me parece pertinente y que encaja perfecto con esto:

"Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu".

(Chuang Tzu)

Ramiro Sanchiz dijo...

En realidad hesta pabada ze ba a termynar kuhando excriva el prozímo psot del bloj, ke zerá zovre la traducsion de "El zenior de los aniyos"; mientraz tamto le zigo coteztando hal hamigo MaPay. Me guzta ke en hél fomdo en halgoh eztammos de hakúerdo en algo: lo que él keriah ke llo admitís hes lo ke sho lla avìa amnitido ziempre y zigo admitiendo y diziendo. me aze grazia la jente ke ziemprre emkuentra la mánera de penzar que ganó. y parra zitar a Shon Pol Shons (no el vajizta de le sepelín): "ahún no e komenzado a peleá".

sokon m dijo...

a sucker punch le falta que trabaje asia argento. entonces la podés transformar en una película de warhol, 90 minutos de asia argento y todos contentos

honestamente, ramiro, venía a criticarlo, a decirle algo ofensivo. así, gratuitamente, porque me levanté mal. pero me encontré con el comentario de 'anonimo' de los paréntesis. no puedo creer que alguien diga semejante pavada

así que digo: aguante, ramiro. arriba los escritores uruguayos.

y anónimo, mámela un ratito. haga el favor.

(si, ya se que llego tarde, esto es del 25 de abril. que joderse, es la historia de mi vida. recién ahora estoy leyendo bright lights big city).

sokon m dijo...

y no deshonren al Mac Pay, un señor güisqui

Ramiro Sanchiz dijo...

bueno, gracias por el support, jejeje.

Anónimo dijo...

Wow. Acabo de descubrir este blog, y he estado leyendo las entradas antiguas... He llegado a esta, y me ha sorprendido encontrar 59 comentarios... Los he estado leyendo superficialmente..., y tengo una conclusión: el "Anónimo" que te ha estado "provocando" tiene que ser una mujer. Además, una mujer que te conoce personalmente... Una mujer que se sentía atraida por ti, y no ha podido soportar tu desdén o tu indiferencia. Y se ha querido "vengar" de ti, intentando "dejarte en evidencia" delante de tus otros lectores.
No lo sé. Pero puede ser.
Tampoco tiene por qué haber sido algo reciente... Pienso que esa mujer ha dicho para sí: "la venganza se sirve en plato frío", jaja.
A mí todo esto me parece divertido.
Visto desde fuera, se ve que esa persona, sea quien sea, al no poder "tenerte" positivamente, quiere "tenerte" negativamente. En realidad, de amor al odio solo hay un pequeño paso.
Pero, al contrario de su voluntad, la imagen que tú, R. Sanchiz, das a tus lectores, es una imagen positiva. Pareces un tipo agradable, apasionado, que entras en el juego con facilidad y sin petulancia. La impresión es que no eres arrogante. Si lo fueras en verdad, hubiera bastado con no publicar o borrar todos esos "ominosos" comments. (Lo de "ominosos" lo digo en broma, jeje).
Ahora en serio: enhorabuena por el blog, voy a seguirte. Me parece interesante lo que escribies y tu forma de pensar. Y, si sigues mi consejo, "explora" en tu recuerdo, a ver qué mujer "despechada" puede ser. Creo que aún siente un fuerte interés por ti.
Un saludo,
Erika (desde muy lejos de Uruguay)

Anónimo dijo...

No sé. Y si es un hombre, es un hombre muy raro.

(Ahora seré yo el foco de su particular "venganza", jejeje... Pero como no me conoce, ni yo a él, ella, pues nada...).

En cualquier caso, pienso que a una persona le puede gustar el cine de Bergman, y al mismo tiempo, el de Coppola o Scorsese. Yo soy un ejemplo vivo de ello, y conozco muchos más.

Me encanta la pasión que tanto el "Anónimo" como tú habéis vertido en estos comentarios. Aunque la suya fuera con una pequeña dosis de veneno. Pero eso es que no le eres, en absoluto, indiferente.

Gracias y otro saludo.
Erika

Ramiro Sanchiz dijo...

Bueno, más allá de tus apreciaciones sobre la identidad del anónimo, me quedo con una idea que señalaste: claro que a una persona le puede gustar Bergman y Coppola, o Bergman y los Wachowskis, o Bergman y Nolan. Yo soy otro caso; he disfrutado películas de Bergman y obviamente lo considero un gran cineasta, pero me parece que su espacio de influencia se ha visto muy limitado últimamente, o que "envejeció" más que otros... Kubrick, por ejemplo, que es la eternidad (como sinónimo de vigencia) total en un creador. En el jazz estos espacios de influencia son especialmente claros: ver, por ejemplo, lo que empezó a pasarle a Miles Davis a mediados de los 60.

Anónimo dijo...

Sí... A mí también me fascina Kubrick.
Realmente, no me había detenido en pensar si la influencia de Bergman seguía vigente o no... Sin embargo, las obras fílmicas -sean del autor que sean- que abordan el tema de lo metateatral, de lo metacinematográfico o de lo metaficcional -a secas-, creo que le deben bastante a Bergman... En especial, si lo hacen de un modo lírico y profundo. No sé.
Pero claro que es lógico que, también, haya otras obras que le deban reminiscencias a Kubrick. Este es también un director soberbio.
Si tuviera que elegir, me quedaría con los dos... ;) Y con muchos más... :) Simplemente, no puedo elegir...
La posmodernidad es eso, supongo...
Me parecen muy interesantes tus reflexiones.
Gracias por responder.
Otro día hablamos de jazz...
Saludos desde Europa,
Erika