Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

miércoles, 20 de julio de 2011

El fin de la humanidad

La entrega de julio de mi columna "Exhibición de atrocidades" para Freeway, aquí o aquí.

3 comentarios:

sokon m dijo...

Lindo artículo. Igual hubo una referencia al transhumanismo que sentí ausente: 'Tetsuo, el hombre de hierro', la peli japonesa.

Otra referencia similar, no del todo alejada de Frankenstein: Full Metal Yakuza, de Takashi Miike. Sin invalidar el artículo, seguro amplían el horizonte.

Una duda: adicción quirúrgica, tatuajes y transhumanismo. Donde se cortan? Donde se separan? Lindos verbos: cortar, separar.

Ramiro Sanchiz dijo...

En cuanto a las referencias, sí, tenés razón, hay muchas interesantes que quedaron por fuera. Mi ignorancia en cultura japonesa es tremenda, asi que voy a investigar lo que mencionaste.
Tu pregunta: la adicción quirúrgica, especialmente, puede ser entendida como un medio del que se valen los practicantes del transhumanismo. Se corta en eso y se separa (o diverge un poco), me parece, cuando cabe pensar que las cirugias terminan favoreciendo un arquetipo del tipo "diosa de la fertilidad", por ejemplo, en lugar del andrógino más estandar en las reflexiones sobre la desaparición de las marcas de género de algunos transhumanistas... pero estoy payando un poco. Es interesante como tema de discusión, en todo caso.

sokon m dijo...

me hiciste acordar al poema ese de Catulo sobre Atis y Cibeles (la joyería no, la diosa) :-)

dejá que me ponga sobrio y, digamos mañana, te comento algo coherente. el tema que abordaste es interesantísimo