Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

martes, 9 de agosto de 2011

Las catedrales de la física


Hay que escribir una novela que sea un acelerador de partículas, como el LHC del CERN o el Tevatron del Fermilab. Se necesita ante todo un enorme, monstruoso número de páginas. Y también personajes que circulen cada vez más rápido, que recorran grandes distancias y, sobre todo, que acumulen energía. Eso es fundamental. Mucha energía; energia literaria, se entiende. Nada de estilos desinflados ni bienintencionados, nada de dar al lector lo que el lector quiere y espera. El desafío debe ir incrementándose a medida que el libro avanza hasta la colisión. Porque, como en todo acelerador de partículas, lo interesante es ver qué pasa cuando esas partículas (esos personajes, esas ideas) colisionan y se rompen y lanzan sus pedazos y sus bloques constitutivos a las bocas hambrientas de los detectores.
En rigor esto ya ha sido hecho. Joyce lo logró en Ulises, por ejemplo; a lo largo de la novela Leopold Bloom y Stephen Dedalus aceleran y acumulan energia, hasta que colisionan y estallan en los tres últimos episodios, el del burdel ("Circe"), el del retorno ("Eumeo") y, especialmente, el del interrogatorio ("Itaca"). Otra manera de hacerlo es The Stand, de Stephen King, o 1Q84, de Murakami. Y, especialmente, V, de Thomas Pynchon, aunque ahi la colisión no sucede a la vista del lector, que debe seguir buscando a Almotasim por su cuenta. ¿Y La novela lulminosa no puede ser descrita como la colisión que nunca sucede entre un escritor y su novela soñada?

7 comentarios:

sokon m dijo...

líste Ulises, leíste gravity's rainbow, hasta contaste los dildos (el de vidrio con bebés piraña nadando adentro, los otros con opio en la punta).

hata leíste the stand! (yo después de It me juré no volver a leer nada de King). yo me saco el sombrero ante semejante capacidad digestiva. no cualquiera...

ahora hablando en serio: la idea de la novela aceleradora de partículas es buenísima. no solo como metáfora de esas otras novelas, sino como proyecto. cuando nombrás a Almotásim se me ocurre que debés haber considerado escribir un cuento contando semejante novela. de veras me mucho gustó la idea, la perspectiva, lo borgiano en la sci fi. me gustó.

las fotos son brutales.

btw, ¿hay o no hay boson de higgs?

y otra, por medio gugol de dólares: ¿que pasa con la luz emitida en algún lugar cercano a la frontera del universo, si la expansión del universo se desacelera a una velocidad inferior a la de la luz? esta cuestión la vengo pensando desde hace tiempo y pone en evidencia mi tremenda ignorancia sobre física teórica contemporánea, manifolds, etc.

Ramiro Sanchiz dijo...

Pah, me mató la pregunta. A ver... la luz que se emana desde las porciones tan lejanas del universo que la velocidad de expansión aparente a nosotros es superior a la de la luz, claramente, no llega a nosotros, de ahí lo de "límite del universo observable". Bien. Pero si la expansión se desacelera y esa porción adquiere una velocidad relativa menor a la de la luz, nada impide que esa luz eventualmente nos llegue... ¿o se me está escapando algo?
Ah, y nada de cuento, el plan es escribir una novela (que incluya todo lo ya escrito, por supuesto, por lo que tendrá que ver seguro con el amigo Stahl), lo del cuento lo tiré como referencia a un modelo a escala viable.

sokon m dijo...

ja! modelo a escala variable, como butazoni: la novela del fotógrafo canceroso recicla un cuento suyo formidable.

el problema de la luz es así:

estás en el borde del universo que se está expandiendo y prendés una linterna que pasa con esos fotones?

si la expansión del universo continuara a la velocidad de la luz, no habría problema. pero si la expansión se frena, y la trayectoria de los fotones va en alguna dirección en la que se está expandiendo el universo, se tendrían que 'caer por el borde'.

tal vez eso no tiene sentido si pensamos que el espacio es unidimensional y el tiempo también, entonces un globo representa una superficie bidimensional finita pero sin borde. ahora si las estrellas fueran puntos, para simplificar, y los fotones también

pero entonces caigo en cuenta que el tiempo también se expande. entonces, si la distancia entre dos puntos es cada vez mayor (porque el universo se expande), ¿qué significa que el tiempo se expanda? que el lapso entre dos eventos aumenta? veinte años de hoy son más que veinte años de ayer (esto explicaría la letra de tango que propone que veinte años no es nada, seguramente en aquella época no fuesen nada)

en fin, creo que no entiendo bien las geometrías no euclidianas y la curvatura intrínseca y los manifolds y todo el andamiaje matemático de la física teórica. me llamo a silencio. prometo no joder por un par de días.

Ramiro Sanchiz dijo...

Ah, ahora te entiendo! Yo pensé que vos decías que los fotones venían hacia nosotros, no hacia "afuera".
Mirá, me parece que el problema no es tal. Tu razonamiento implica que el espacio se expande en relación a algo, y que la luz tiene una velocidad relativa a ese algo y no al espacio en expansión. Creo que por ahí va la cosa. Porque en realidad el espacio no se expande en relación a nada; la velocidad de expansión es relativa... en las regiones remotas parece mayor a la velocidad de la luz, pero no en términos absolutos sino en relación a nosotros, que nos percibimos como el centro de la expansión aunque no lo seamos. A propósito de ese "error" hay un cuento genial de los años 20, en el que un tipo deduce que todas las galaxias se alejan de nosotros porque hicimos algo muy malo jeje.

sokon m dijo...

si, está muy buena la observación

la velocidad de la expansión del espacio (que como bien decís, es una expansión intrínseca: aumenta la distancia relativa entre las partes del universo, no es que se mueva 'hacia afuera') no está sujeta por la relatividad especial; lo que daría cuenta de observar que las galaxias se alejan unas de otras más rápido que la velocidad de la luz, ¿puede ser?

y, encima, el universo observable podría ser potencialmente más chico que el universo entero

en cualquier caso, me asombra mucho el hecho de que la expansión (intrínseca) del universo sea en las dimensiones espaciales, pero aparentemente, no en la temporal. ¿que significaría la expansión (intrínseca) del espacio-tiempo? ¿el concepto acaso tiene sentido?

jojo, bueno me voy a dormir. buenas noches :-)

ps. de casualidad tenés algún link al cuento? por alguna razón esa noción de malignidad cósmica me hizo acordar al poema Nemesis de HPL:

"Oh, great was the sin of my spirit,
And great is the reach of its doom;
Not the pity of Heaven can cheer it,
Nor can respite be found in the tomb:
Down the infinite aeons come beating the wings of unmerciful gloom."

Ramiro Sanchiz dijo...

Pero la dimensión temporal sí cambia, por eso la velocidad de la luz se mantiene constante...
A qué cuento te referís?

sokon m dijo...

el tiempo medido por observadores distintintos en sistemas referenciales inerciales distintos, en efecto, varía (por eso es que la vel de la luz se mantiene constante), estoy de acuerdo.

pero yo preguntaba ¿al hablar de la expansión del universo, estamos hablando de la expansión del espacio o del espacio-tiempo? parece que siempre estuviéramos hablando de la expansión del espacio y no del tiempo. y, bueno parece algo curioso, ¿no? ¿que significaría que se expandiera el tiempo? o también ¿por qué no se expande el tiempo? (y no me refiero a la dilatación del tiempo por la relatividad especial).

me refería al cuento ese "en el que un tipo deduce que todas las galaxias se alejan de nosotros porque hicimos algo muy malo" :-)

btw, arranqué a leer La física del futuro, de Michiu Kaku. No se por qué, me resultó deprimente.

te tiro la premisa de un cuento: un tipo descubre un código, un mensaje, en los 'captcha' que recibe de los sitios de descarga directa que utiliza. parece que es un fragmento de una obra de shakerspeare, pronunciada en chino; el código consiste en series de fourier que aproximan las frecuencias de sonido del idioma chino. a esta altura del párrafo, me viene a la mente Wintermute. lo dejo por acá.