Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

martes, 27 de noviembre de 2012

una guía rasante

Como acabo de sumar un blog más a mi colección, acá va una pequeña guía de mis proyectos vigentes:

Ballard rasante: cuento por cuento de J.G.Ballard, en orden cronológico.
Levrero rasante (¡nuevo!): idem, pero con Levrero, y en el orden de lectura que se me vaya ocurriendo.
Proust rasante: estoy leyendo En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, a razón de 10 páginas por día. Este blog es una suerte de bitácora.
Historietas rasantes: reseñas de historietas que voy encontrando, incluyendo el proyecto de lectura de buena parte del material historietístico publicado en Uruguay desde el 2000 hasta el presente.
Lecturas rasantes: reseñas de libros e historietas, generalmente publicadas originalmente en La Diaria o en Leedor.com. También son incluídos acá artículos sobre temas variados, no necesariamente literarios.
Partículas rasantes: un poco desatendido, la idea original era publicar un miniartículo día tras día. Todavía tengo tiempo para llegar al año y a los 365 posts. Veremos qué pasa. Algunas cosas interesantes en este blog: la serie sobre The Doors y los intentos de metacrítica.
Proyecto Stahl: también muy desatendido, es básicamente un lugar para poner información sobre mis ficciones sobre Federico Stahl.

No hay comentarios: