Datos personales

Mi foto
Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978). Ha publicado 17 libros, entre ellos las novelas "El orden del mundo" (2014, El Cuervo, La Paz, Bolivia; primer premio de narrativa édita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), "El gato y la entropía #12&35" (Estuario Editora, Montevideo, Uruguay), "Las imitaciones" (2016, Décima Editora, Buenos Aires, Argentina) y "Verde" (2016, Fin de Siglo, Montevideo, Uruguay). Escribe regularmente crítica para el periódico montevideano La Diaria. Se ha desempeñado como jurado del premio Casa de Las Américas (2016), el Fondo Concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay (2011) y del premio Onetti de la Intendencia de Montevideo (2016). Ha sido traducido al francés, el alemán, el inglés y el italiano.

martes, 30 de diciembre de 2014

2014 segunda parte, publicaciones

Empecé este repaso hace unos días con una lista de lecturas y reseñas en la que mencionaba la gran mayoría (pudo quedar algo olvidado porque no llevo un registro formal, ni siquiera de las reseñas publicadas) de los libros que leí y reseñé (casi pongo "leí y/o reseñé") durante 2014, que fueron aproximadamente 109, con un enorme predominio de la ficción y, hasta donde puedo contar, incluyendo 19 historietas.
 
Ahora le llegó el turno a mis propias publicaciones no reseñísticas (perdón por el palabro), y resulta que 2014 fue un año movido, por suerte. Empezaré con los cuentos que tuve la suerte y el placer de ver publicados en antologías:

1.1 "La sala siete" (también fue publicado como "El día de la ballena" en Revista Kundra), en Ruido blanco 2. La gente del Grupo Fantástico Montevideo me había contactado hace ya bastante tiempo pero recién a fines de 2013 concretamos que colaborara con sus emprendimientos. Y se trató de un cuento para su segunda muestra anual (también oficié de jurado en el concurso cuyo libro resultante saldrá en 2015). El libro tiene cuentos en mi opinión bastante malos, otros pasables o buenos, y otros muy interesantes, entre ellos los de Pedro Peña y Pablo Dobrinin, además de un prólogo de Víctor Raggio. Pero más allá de mis opiniones, que tienen que ver evidentemente más con mis gustos actuales de lo que me interesa en CF y fantasía, hay que celebrar que el proyecto de Ruido Blanco alcance continuidad y persistencia, y todos los años podamos disfrutar de una nueva muestra de cuentos. "La sala siete" lo escribí entre 2012 y principios de 2013, no recuerdo bien pero fue probablemente en Piriápolis. Es, creo, el segundo de una serie creciente sobre ballenas o artefactos similares. No sé si es ciencia ficción, pero sí tiene que ver con algo así como un universo paralelo.

1.2 "En el fondo", en Buenos Aires Próxima. Es el primer libro publicado por Ediciones Ayarmanot (de la revista Próxima, con Laura Ponce a la cabeza), y estoy seguro de que hará historia en la ciencia ficción y la fantasía rioplatenses. De hecho creo que será una referencia ineludible en el futuro. El libro, no mi cuento, aclaro por las dudas; y de paso les cuento que "En el fondo" fue escrito a propósito para el libro, cuando surgió el proyecto, hace casi dos años. La consigna era involucrar en la trama una suerte de Buenos Aires alternativa; en mi caso, lo "alternativo" (más allá de que en el mundo del cuento hay alienígenas que viven en la Tierra desde hace siglos y han influido en el arte y el pensamiento humanos) tiene que ver con mi ignorancia prácticamente total de Buenos Aires más allá de la Ciudad Autónoma. Puede leerse como una derivación -no secuela, eso sí- de "Los otros libros", publicado en 2012.

1.3 "Asalto al vagón del oro", en Cuadernos de ficción: Aventurero. No recuerdo si lo escribí pensando en la antología (gracias a la invitación de Rodolfo Santullo, que arma la serie de los Cuadernos) o si tuvo un comienzo más independiente. Sí está claro que se trata de un cover de la película de 1967 The War Wagon, dirigida por Burt Kennedy y protagonizada por Kirk Douglas y John Wayne. De paso, el narrador, un Stahl fácilmente reconocible aunque no nombrado, se refiere a una larga narración de sus "aventuras", y al hacerlo va dejando entrever mínimos contornos de un mundo que a algunos lectores le resultó interesante. Planeo revisitarlo bajo la forma de un cover de Moby Dick que empezaré en pocas semanas.


1.4 Fragmento de la novela El gato y la entropía. Este texto -las primeras dos páginas, más o menos, de la novela mencionada- apareció en la revista/libro estadounidense Hispamérica, en el número 127 para ser exactos. La ocasión fue un dossier sobre escritores uruguayos compilado por Amir Hamed, quien aportó además un prólogo muy interesante en el que habla del "la ansiedad de bastardía" (título del texto) de la nueva narrativa uruguaya y señala que
El temor a la bastardía, por decirlo así, se confunde con el deseo de bastardía; abre un mundo paralelo que se deja entrever a cada paso, tal como sucede con la novela La vista desde el puente (2011), en la que Ramiro Sanchiz florea con la figura del protopadre de los uruguayos, José Gervasio Artigas, pero también con el legado de un padre historiador, y abre un Uruguay paralelo o alternativo, que sigue confederado con Entre Ríos.
De forma por demás sugestiva, el texto que aporta Sanchiz a esta muestra, el fragmento de una novela, se bifurca en un cuerpo principal y en una larga cita, o cuerpo secundario, paralelo, que busca anclar a un personaje huérfano de madre, en el momento de la boda de esta (...)  que coincide con el momento histórico de la caída de un avión de la fuerza aérea uruguaya en los Andes.
Si todo sale bien El gato y la entropía, a la que considero mi mejor novela o mi novela favorita entre las que he escrito, o la más caprichosa, saldrá entre mayo y junio del año que viene, simultáneamente en Buenos Aires y Montevideo.

En cuanto a los libros, fueron 3 los publicados.

2.1 Vampiros porteños, sombras solitarias. Se trata de una reedición -a cargo de la editorial platense Parque Moebius- de la nouvelle que me publicara en 2010 la editorial madrileña Meninas Cartoneras. El texto fue escrito hacia 2009 y desarrolla un episodio de la vida del Stahl "principal" (en tanto es el que aparece en más textos) que, cronológicamente, quedaría incluido dentro de Perséfone. A la vez, está bastante inspirado en algunas cosas que me pasaron cuando toqué en Buenos Aires con la banda RRRRRRR, allá por 2004. En su momento, cuando le conté estas "desventuras" a Ercole Lissardi, el autor de Ulisa me dijo que aquello era "una novela" y que "tenía que escribirla". Me resulta extraño pensar que me llevó cinco años hacerlo, y eso que todo podía construirse como una trama simple, como finalmente sucedió, adornada apenas por algunas listas de bandas y por un episodio de carretera un poco fantasmal que se inspira sobre todo en cosas que pensé durante mi viaje de 2009 a Córdoba, junto a Fio. Le tengo cierto cariño a esta nouvelle, a la que siento escrita desde una suerte de "coordenadas estilísticas" (sí, sé que suena pretencioso y ampuloso) muy diferentes a las que me interesa trabajar ahora y más cercanas a las de la ya mencionada Perséfone.

2.2 El orden del mundo. La empecé en noviembre o diciembre de 2013 y pronto la prometí a Fernando Barrientos, el editor y cerebro de la editorial paceña El Cuervo. El contacto con Fernando lo tenía desde hacía más o menos dos años, gracias a la mediación de Juan Manuel Candal, y en algún momento habíamos planeado la edición de mi nouvelle Nadie recuerda a Mlejnas en La Paz, pero pasado cierto tiempo Fernando me propuso editar un texto nuevo. Tenía El orden del mundo en preparación, así que la ofrecí de inmediato previa solicitud de unos cuantos meses para trabajarla. La revisé, le añadí una sección originalmente no planeada y, eventualmente, el libro quedó más o menos pronto, listo para su presentación en la Feria del Libro de La Paz, a la que tuve la suerte y el honor de asistir llevado por la Dirección Nacional de Cultura. Y la presentamos con Fernando y el escritor paceño Mauricio Murillo, de quien yo ya había leido, y con gran placer, la excelente nouvelle Los abismos posibles, con la que, me parecía, El orden del mundo tenía algunas cosas en común (quizá esto haya sido ante todo wishful thinking). La recepción del libro desde esa presentación ha sido de las mejores que he podido disfrutar hasta la fecha, y estoy sumamente agradecido a Fernando y a todos los amigos que la leyeron y comentaron, en particular Edmundo Paz Soldán, Fernanda Trías, Amir Hamed, Bibiana Ruiz y Gustavo Verdesio. En Montevideo la presentamos con Carlos Rehermann (a quien también agradezco su atenta lectura) en Lautréamont Librería, a las pocas semanas de mi regreso de Bolivia. Nunca me había pasado que un libro mio se publicara a las pocas semanas de "terminado"; no podría ocultar que me sentí bastante inseguro y que, en cierto modo, sigo sintiéndome así. Eventualmente volveré a leerlo y a corregir cosas (está claro que hace falta), pero, a la vez, siento que con esta novela algunas cosas salieron muy bien muy a pesar de mis esfuerzos conscientes.

2.3 Ficción para un imperio. Curiosamente la novela que publiqué inmediatamente después de El orden del mundo (la última terminada hasta ese momento) fue Ficción para un imperio, que comencé en 2008 o 2009 y que chocó contra varios editores y concursos. No tiene gran cosa que ver con El orden... y es notoriamente un libro inferior. Supongo que si yo puedo ver con claridad sus defectos, estos deben ser realmente grandes. A la vez, fue un alivio publicarla, porque, pese a la torpeza con la que está escrita, algunos de sus asuntos son muy relevantes en relación al resto de mi proyecto narrativo. Muchos libros, o todos mejor, entran y salen del espacio ficcional de esta novela, que se vuelve algo así, en mis planes claro está, como un modelo a escala del resto del proyecto, del resto de la macronovela de la que cada libro es en rigor un episodio. Es posible, por supuesto, leerla por fuera de sus vínculos con otros textos; no sé si sobrevive a algo así, pero probablemente algunos de sus episodios guardan algo interesante, asi esté mal o terriblemente mal resuelto. En menor medida que Vampiros..., Ficción... está escrita por alguien que yo fui y que no sólo ya no soy sino que de hecho me siento bastante diferente a él. En relación a lo que quiero hacer ahora, es, me parece, un texto extraño. Quizá eso le de cierta gracia que, sin lugar a dudas, necesita.

La edición corrió a cargo de Milena Caserola. En 2012 casi fue publicada por Melón Editora, pero el libro -al que le había agregado dos secciones que duplicaban su extensión apenas tuve la confirmación de que sería publicada- quedó demasiado grande para el accionar de la editorial, y finalmente tomó su lugar Los viajes, que, me parece, es un libro mejor resuelto, con todos sus defectos. Tras una charla con Matías Reck y Karina Wainschenker (a quien agradezco muchísimo su trabajo de lectura y corrección) quedó decidido que sería publicada en 2014 y que contaría con una portada de Nahuel Silva, quien aportó una ilustración bellísima y lisérgica, en la línea de Órbita, el webcomic que publicamos por entregas hace un tiempo; la presentamos en Buenos Aires el 10 de noviembre, en la Biblioteca Nacional, junto a Juan Manuel Candal, a quien no puedo dejar jamás de agradecer su compañía y apoyo en todos mis libros, Karina y Martín Felipe Castagnet. La presentación en Montevideo quedó pendiente, por razones vinculadas a su fecha y a la agenda de su editor y del lugar (o los lugares) en los que proyectamos presentarla; y quedó pendiente tambíen su distribución en Uruguay. Veremos si en 2015 se solucionan estos inconvenientes.

En 2014 publiqué también dos textos de ficción en la revista Lento:

3.1 "La ucronía batllista". Es una pequeña nota necrológica ficcional en la que se hace alusión a Hilario Barrios (tio abuelo de Federico Stahl en El orden del mundo y otros textos) y se sugiere una historia alternativa en la que Batlle y Ordóñez no vivió para culminar su primer mandato. Hay ucronías que dejan entrever que su autor piensa que el punto de inflexión desencadena un pequeño infierno histórico (El hombre en el castillo, por ejemplo) y hay otras en que se siente lo contrario, el entusiasmo por la posibilidad de que hubiese sido así (La máquina diferencial). Este pequeño texto (que podrá ser desarrollado en el futuro y que acá no pasa de un par de notas más o menos coherentes) pertenece a la primera categoría.

3.2 "Árboles en la noche". El cuento ya había aparecido, en una versión muy primitiva, en la revista cordobesa Llantodemudo, de la editorial homónima. La de Lento es la segunda versión que existe del texto, y fue ilustrada soberbiamente por Roberto Poy. Una tercera versión, bastante diferente, aparecerá en breve en versión bilingue español/inglés. El episodio de la infancia de Stahl al que alude el relato aparece en otros textos, y en cierto modo es desarrollado en "Aquella música", un cuento que publiqué en Próxima hace un par de años.

Y, hace menos de una semana, la gente de Grupo Erizo publicó en su especial de navidad...

4.1 "Cuentos de invierno", subproducto evidente de mi lectura de William Gibson (ver post anterior) y tercera variante sobre el tema del "Viejo del Salvo", personaje que aparece en mi nouvelle Trashpunk y en mi novela Los viajes. En la primera el experimento (que implica comunicarse con una inteligencia artificial a través de un cóctel de alucinógenos y un tanque de aislamiento sensorial a la Altered states) es llevado a cabo por Rex, el líder de Space Glitter, banda en la que se desempeña el Federico Stahl de muchos de mis relatos; en la segunda el que se presta para el experimento es el propio Stahl, y el resultado es en extremo diferente a lo que sucede a partir de Rex. Acá el experimento está en el pasado: lo hizo el propio Viejo del Salvo, cuyo nombre creo que no dije por ninguna parte pero sí señalé que se parece a Kurt Vonnegut.

No recuerdo otras publicaciones en revistas, pero quizá haya alguna más. Quedó pendiente -supongo que saldrá a principios del año que viene- la republicación de "Asalto al vagón del oro" en la excelente revista cordobesa Palp, así como también la salida del libro Fabricantes de sueños 2013, editado por la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror, que recopila ciencia ficción publicada entre 2011 y 2012 seleccionada por el argentino Luis Pestarini. Este libro incluirá mi cuento "La luz sobre los cerros", publicado hace tiempo en Próxima y otra vuelta con el mismo tema de "Árboles en la noche", o sea "alienígena encontrado por ahí aparentemente muerto".

No hay comentarios: